You Hit Me with a Flower

You Hit Me with a Flower
21 abril, 2016

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa

You Hit Me with a Flower

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa

You Hit Me with a Flower

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa

You Hit Me with a Flower

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa

You Hit Me with a Flower

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa

You Hit Me with a Flower

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa

You Hit Me with a Flower

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa

You Hit Me with a Flower

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa

You Hit Me with a Flower

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa

You Hit Me with a Flower

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa

You Hit Me with a Flower

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa

You Hit Me with a Flower

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa

You Hit Me with a Flower

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa

You Hit Me with a Flower

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa

You Hit Me with a Flower

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa

You Hit Me with a Flower

Cuando pienso en Rock & Roll lo primero que se me viene a la mente es Lou Reed, la persona que significa todo lo que el Rock representa, el estilo de vida, la actitud, la poesía y por supuesto la música. Reed se ganó la popularidad solo con el aspero pasar de los años, ahora se han editado libros sobre sus letras, se han realizado documentales por medios como la PBS y la BBC sobre su trayectoria, cientos de músicos  y bandas han reconocido la directa influencia de su obra y se ha situado a su banda “The Velvet Underground” como uno de los pilares fundamentales de la música contemporánea.

Vivimos en una época donde el tema de la transexualidad, la homosexualidad y la drogadicción se pueden ver como cualquier otra cosa en los medios de comunicación, pero las cosas no eran así en 1972… Cuando el Trasnformer debutó, Lou Reed era considerado aterrador, depravado, marica y drogadicto, incitaba en sus letras a probar el otro lado de la moneda, atreverse a conocer lo oculto lo desconocido, a dejarse llevar por las sensaciones y olvidarse de la moral.

 

b4118e_2f8f13889e104265b0f4d0caa534a773

 

En los 70s la cultura del Peace & Love se encontraba en su clímax, Woodstock, Vietnam, LSD, la juventud vivía  el sueño de transformar el mundo, el verdadero cambio estaba cerca, todo lo que ese ácido y amor libre no lograrían. La juventud pronto despertaría cruda en un lodazal con el cerebro frito y batido en inmundicia, la verdadera transformación estaba sucediendo lejos de las capitales de la psicodélica (Los Ángeles y San Francisco) The Real Thing sucedía en Nueva York, la metrópoli envenenada, cuna del snob y del mundano, “The Factory” de Andy Warhol proveía a la escena de la escoria, criaturas de todos los rincones de Nueva York unidos por una misma razón; El glamour de la decadencia.

La fama efímera, superestrella por un día, el éxtasis fugaz eran las vacías promesas que Warhol ofrecía en su Factory, en esa pasarela de freaks, adictos, prostitutas, hustlers, escritores, músicos, divas, pintores, dealers, farsantes y oportunistas, Lou Reed encontró la inspiración para lo que sería TRASNFORMER. No es que en Velvet Underground no existieran todas estas cualidades, pero definitivamente en el ambiente de The Factory, Reed se encontró con los personajes ideales que protagonizarían sus letras; Velvet fue un fracaso, pero las pocas personas que compraron el disco formaron una banda.

 

American Pop artist Andy Warhol (1928 - 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 - 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

American Pop artist Andy Warhol (1928 – 1987) (left) speaks with singer and musician Lou Reed (1942 – 2013) durin an event in the Studio 54 nightclub, New York, New York, 1977. (Photo by Rose Hartman/Getty Images)

 

Así fue como el Duque Blanco dio con Lou Reed, David Bowie quedó fascinado con las letras, los ritmos y la simplicidad de la atmosfera que proyectaban. Bowie lo animó a que se lanzara como solista, cosa que Reed aún no meditaba, pero como Velvet se había desintegrado aceptó la propuesta. Bowie utilizó como Co-productor y guitarrista a su mano derecha Mick Ronson y así los 3 entraron al estudio. El disco contiene una carga de sexualidad animal inigualable, poesía que fluye y describe el lado más salvaje de Nueva York, arreglos de saxofón y piano que colorean la estructura del álbum, una oda erótica al lado más perverso del corazón que sin duda permanece fresca después de 42 años.

 

b4118e_eb93adf4720c4a6fbdd76c6d3db7adfa