Brixton Riot

Brixton Riot
25 abril, 2016 admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n

Brixton Riot
admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n

Brixton Riot
admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n

Brixton Riot
admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n

Brixton Riot
admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n

Brixton Riot
admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n

Brixton Riot
admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n

Brixton Riot
admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n

Brixton Riot
admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n

Brixton Riot
admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n

Brixton Riot
admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n

Brixton Riot
admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n

Brixton Riot
admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n

Brixton Riot
admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n

Brixton Riot
admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n

Brixton Riot
admin

Una de las leyes más aplastantes, acusadoras y racistas en la historia del Reino Unido fue la llamada Sus Law, la cual permitía a la policía detener y registrar aleatoriamente a individuos por la simple sospecha de que estuviesen haciendo algo malo o fuera de la ley, hecho que se salió de control llevando a los agentes de policía inexpertos e incompetentes a registrar violentamente a cerca de un millar de personas. Entre tantos detenidos y un descontento unánime por parte de los residentes locales del barrio de Brixton, lugar situado al sur de Londres con fama de ser habitado por la peor calaña de la ciudad, entiéndase personas de raza negra provenientes de todas latitudes que se encontraban en situaciones desfavorables como pobreza, desempleo y falta de recursos comparados con el resto de la población de una ciudad de primer mundo. Entre todo ese desconcierto generado gracias a la política conservadora de Margaret Thatcher quien acababa de ascender al poder, se desató el rumor de que un chico inocente había muerto a causa de la brutalidad policial. Esto sería el antecedente del horror que se desataría pocos días después.

 

12783703_1673894512899260_8846036060938936437_o

 

Durante la noche del 10 de abril de 1981, Brixton vio estallar los primeros disturbios raciales registrados en territorio británico cuando 5.000 personas se enfrentaron a la policía armados con ladrillos, palos y bombas molotov debido a los ataques racistas que estaba sufriendo la población de raza negra. Durante tres días ardieron cerca de treinta edificios y más de cien automóviles incluyendo cincuenta y seis patrullas, resultando heridos cerca de trescientos agentes de la fuerza policial y una pérdida millonaria entre daños y saqueos a negocios.

Este acto sentaría un precedente en la opinión pública sobre el gobierno de la dama de hierro, obligando a retirar la Sus Law gracias al informe de Lord Scarman, donde se concluía que había pruebas incuestionables sobre el uso desmedido de los poderes de “detención y registro” por parte de la policía contra la gente afrodescendiente. Como consecuencia se creó un nuevo código de comportamiento para la policía en el Reino Unido.

 

12813996_1673894272899284_3797768196177975439_n

 

12806014_1673894319565946_1602073563008695994_n

 

12800211_1673894306232614_1950040144547490476_n

 

12799060_1673894422899269_5687280154462899230_n

 

12794431_1673894226232622_1122340184921397477_n

 

12794365_1673894392899272_3807743786703763942_n

 

12790984_1673894179565960_2065561388667647313_n

 

10934043_1673894486232596_3936084366727714862_n