Bobby García – The Porno Outsider

Bobby García – The Porno Outsider
26 abril, 2016

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o

Bobby García – The Porno Outsider

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o

Bobby García – The Porno Outsider

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o

Bobby García – The Porno Outsider

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o

Bobby García – The Porno Outsider

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o

Bobby García – The Porno Outsider

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o

Bobby García – The Porno Outsider

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o

Bobby García – The Porno Outsider

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o

Bobby García – The Porno Outsider

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o

Bobby García – The Porno Outsider

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o

Bobby García – The Porno Outsider

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o

Bobby García – The Porno Outsider

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o

Bobby García – The Porno Outsider

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o

Bobby García – The Porno Outsider

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o

Bobby García – The Porno Outsider

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o

Bobby García – The Porno Outsider

A los Marines les gustan tres cosas, confiesa el pornógrafo de culto Bobby García: “La cerveza, la pornografía y que se las chupen”., Debe saberlo bien Bobby está obsesionado con los Marines y los ha estado persiguiendo, filmando y cogiendo durante los últimos 40 años, “Nunca le digas a un Marine que eres gay”, le aconseja a cualquiera que comparta su gusto por los hombres presumiblemente heterosexuales, “hay que decirles que eres un chupavergas” y a juzgar por sus videos de porno amateur, su consejo parece funcionar.

Sus películas tienen siempre el mismo arco narrativo: a veces el Marine solamente se masturba; a veces se les ve avergonzados, a veces no. A veces, los mejores sienten el exhibicionismo corriendo por sus venas. Uno ve la mano de Bobby aparecer desde un costado del cuadro para “acomodarles” el pedazo, sus vergas semi-erectas.

No es fácil encontrar a Bobby hoy en día. Por supuesto que uno puede comprar sus vídeos por correo en Frat House Boys o acceder online a “AWOL Marines” y ver sus más recientes trabajos con actualizaciones diarias, pero Bobby hace mucho tiempo que vendió los derechos de sus videos y no sabe nada de su distribución. ¿Cómo podría saberlo? Ni siquiera tiene una computadora.

 

TGPF_Cybersocket_Ad

 

Bobby creció y se crío en Acapulco. Ahí es donde me hice marica, comenta Bobby. Luego se mudó con su familia cerca de Fort Hood, Texas, al lado de una base militar, su padre fue asesinado cuando Bobby tenía 6 años y su madre solía tener un negocio; era la encargada de un motel donde vivían todos los chicos de la armada, así que mi trabajo era despertarlos para que volvieran al trabajo, sea lo que fuese que haya pasado en esos “despertares”, parece haber encendido la mecha de una explosión duradera de monomanía sexual.

Bobby filmaba en el mismo sitio donde vivía , caminaba un par de calles para conseguir un Marine comentaba Bobby, decía: Hola, ¿quieres una cerveza?, vivo acá cerca y tengo cerveza en casa, ofrecía Bobby coqueteando. “Genial!”, era una respuesta común, según él. Los departamentos de Bobby, son sus sets, fueron lo que el estudio Cinecitta para Fellini. Allí es donde filmaría sus obras maestras con Marines. Muchos de sus fans todavía pueden identificar 3 habitaciones diferentes de los distintos lugares en Oceanside en la que hizo parte de sus mejores trabajos. A finales de la década de los 70s, alguien de Long Beach vio las cintas y recomendó a Bobby con alguien que podría ayudarlo a ganar dinero con la distribución de su material en todos los video clubs porno de los Estados Unidos.

 

f840459ddb452a7659fbef6c1bac5728

 

bobby-garcia-blows-marine

 

Bobby estaba agradecido, empezó a pagarles a sus chicos, por una mamada, se llevaba 20 dólares. Las cintas de Bobby eran distribuidas por una compañía de los Ángeles y se convirtieron en una sensación al instante: fueron de los primeros videos porno amateur en ofrecer supuestamente “puros hombres heterosexuales”, un género que Bobby ayudó a poner en marcha, hoy extensamente copiado. Los entusiastas del porno estaban sorprendidos frente a la cruda sexualidad de sus estrellas y más aun del los títulos de sus trabajos: Shoot to Kill, Bomb Squad y Basic Training.

Tiempo después vino el Porno Marine de imitación, pero como dice Bobby sobre aquella “supuesta competencia”, cualquiera puede hacerse un corte de cabello militar, el podía detectar a los Marines falsos en un minuto, además de saber que si en una porno de Marines los hombres usan uniforme esa cinta es pura mierda. “Un Marine nunca usaría el uniforme en una escena ¡No hay dinero en el mundo que los haga hacer eso!”. En otras palabras los muchachos de Bobby podrían haber sido amateurs en el mundo del porno, pero eran profesionales hardcore de la vida militar.

 

2-awol-marines

 

12998440_1691879517767426_8120413914612042981_o