Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida
24 mayo, 2016

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915

 

 

 

 

 

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915

 

 

 

 

 

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915

 

 

 

 

 

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915

 

 

 

 

 

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915

 

 

 

 

 

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915

 

 

 

 

 

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915

 

 

 

 

 

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915

 

 

 

 

 

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915

 

 

 

 

 

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915

 

 

 

 

 

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915

 

 

 

 

 

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915

 

 

 

 

 

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915

 

 

 

 

 

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915

 

 

 

 

 

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915

 

 

 

 

 

Hermann Hesse – Knulp: Tres Momentos de Una Vida

“Cada cual tiene su alma y no puede fundirla con la de otro. Dos personas pueden aproximarse, hablarse y permanecer una al lado de la otra. Pero sus almas son como flores, cada una con sus propias raíces, y ninguna puede ir hasta la otra, porque para ello tendría que abandonar su raíz, y eso es imposible.”

 

Knulp fue publicado en 1915, cronológicamente su quinta novela hasta ese entonces, pertenece a la etapa temprana del autor y posiblemente uno de sus libros más humanos y nostálgicos, mismo que no tiene desperdicio alguno, ya que a pesar de su sencillez y corta duración en cuanto a su lectura el mensaje es claro, contundente y revelador. Hasta la publicación de Demian en 1919, es considerado por muchos como su trabajo más importante.

Esta obra es casi una guía para la vida que muestra el precio de la libertad y la individualidad, cuenta con una narrativa envidiable de las tres etapas más importantes de la vida del hombre a través de la existencia de Knulp, un vagabundo por voluntad propia, quien tras su salida del hospital bajo un clima no apto para un paciente parcialmente recuperado opta por un enorme y desmedido amor por la humanidad y la naturaleza, quien en sus paseos por la Alemania rural, casi desconocido, vive la transición a la edad adulta.

Se divide en tres capítulos: Temprana Primavera, Mis Recuerdos de Knulp y El Fin, mismos que abarcan diferentes puntos de vista: el del lector, donde nos sumerge en el entorno de la historia que tiene lugar en el sur de Alemania en la década de 1890, donde se muestra a un Knulp que prefiere vagar de ciudad en ciudad haciendo amigos en el camino, generalmente con una perspectiva abierta y optimista; otra desde un personaje que aunque no se especifica con claridad su identidad puede ser cualquier tipo de compañía a la que Knulp estaba acostumbrado, personaje con quien debate sobre el sentido de la vida, sobre las virtudes de un estilo de vida sedentario y la vida en eterno movimiento, sobre la amistad y el amor;  y por último, a través del punto de vista del personaje principal, que simboliza la tensión entre los impulsos contradictorios de la vida doméstica y la libertad, entre las responsabilidades con los demás y la fidelidad a las propias necesidades y deseos, ofreciendo así tres perspectivas que nos acercan a la vida del hombre y sus consecuencias.

 

tumblr_lrpffqFZG71qbplj6o1_1280

 

A su vez, este libro oculta bajo su prosa la introducción a su filosofía, ya que en él podemos observar los diversos planteamientos centrales y fundamentales de sus obras futuras, principalmente el camino hacía la espiritualidad. En resumidas cuentas plantea la antítesis de la creencia popular: “Ningún hombre es una isla”. Para Hesse cada ser humano es una isla, y para escapar del aburrimiento que eso significa se tiene que encontrar el sentido de la existencia. Esta novela corta es acerca de un vagabundo, pero realmente encarna a toda la humanidad y a su pensamiento general, en algún punto todo en la vida parece carecer de sentido alguno, y aunque cuando parece ser que se encuentra lo que se busca el final ya está más que cerca.

Definitivamente una de las piezas más atractivas de la primer etapa de Hermann Hesse, en este estadío muestra un camino directo a la espiritualidad basado en aprender a fluir en armonía con todo lo existente sin caer en el apego que asfixia nuestra libertad, demostrando que las cosas más bellas nos dan algo más aparte de placer; sino que también nos ofrecen tristeza y miedo.

 

c85fc-hermann-hesse-1899-ecology-deutschland-occultreich-petercrawford

 

Hermann_Hesse_Knulp_1915