Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López
21 junio, 2016

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n

Björk, Goldie y el Mortal Fanatismo de Ricardo López

Era una tarde cualquiera el 16 de septiembre de 1996, cuando un trabajador de mantenimiento notó el pestilente olor a descomposición que despedía el departamento de Ricardo López en el Van Buren Plaza. Habían pasado casi 4 días desde que este sujeto grabara el último de una serie de video-diarios que mostraban su descenso a la locura debido a la gigantesca obsesión que desarrolló por la cantante islandesa Björk. Desde 1993, Ricardo comenzó con su fanatismo, y después de llevar varios años siendo un recluido adicto a la pornografía, comenzó un retorcido culto por la artista, siguió su carrera celosamente y envió muchísimas cartas que nunca fueron contestadas, hasta que un día perdió totalmente la cordura al enterarse de la relación que Björk tenía con el pionero del Drum & Bass, Goldie

Así fue como el 14 de enero de 1996, en su cumpleaños numero 21 comenzó con su plan de venganza. Empezó a grabar con mas frecuencia sus videos y aprendió a construir un libro bomba que disfrazado con el sello discográfico de Björk, Elektra Records, estaba construido para rociar una fuerte cantidad de ácido sulfúrico al abrirlo.

Al final, López mandó el paquete y preparó su último video en el que rapado, pintado de la cara y sumergido en la demencia acabó con su vida de un disparo en la boca. La bomba sería interceptada por Scotland Yard gracias a las 18 horas de grabación que fueron encontradas.

Björk, quien quedaría trastornada por lo sucedido se vería en la necesidad de terminar su relación con Goldie semanas después.

 

10378967_1678392435782801_2619999148193266676_n

 

10348192_1678392392449472_5010056447670390282_n

 

12821537_1678392422449469_6135213945672005623_n

 

945250_1678392455782799_4855388203014347634_n

 

5514_1678392402449471_6434500515511072169_n