Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los Bokors y el Proceso de Zombificación
23 junio, 2016

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n

Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n

Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n

Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n

Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n

Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n

Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n

Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n

Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n

Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n

Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n

Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n

Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n

Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n

Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n

Los Bokors y el Proceso de Zombificación

Los bokors son hechiceros del vudú haitiano y tienen el poder de crear y controlar zombies. Algunos procesos de zombificación utilizan la sangre y el cabello de sus víctimas, además de utilizar muñecos vudú, mientras que otros requieren una mezcla cuidadosamente preparada llamada “coup de poudre” hecha de hierbas místicas, restos humanos y partes de animales.

Una vez que la mezcla ha sido realizada por el bokor y administrada a la víctima, esta empieza a surtir efecto en el cuerpo. La víctima se queda paralizada, tiene un latido muy débil y su respiración se reduce drásticamente en unos pocos minutos, esto se realiza con con la intención de hacer parecer al sujeto como muerto. En este estado la víctima sigue siendo plenamente consciente de los alrededores, pero no puede expresarse. Una vez llevado al hospital y declarado muerto por el médico, el cuerpo aparentemente sin vida es enterrado en una fosa, es así  como los hechiceros consiguen los cuerpos para sus hechizos. A continuación, el bokor realiza un antiguo rito vudú donde capta el “ti bon ange” de la víctima, que es la parte del alma conectada directamente al individuo.

Después de un día o dos, el bokor administra una mezcla alucinógena llamada el “zombi’s cucumber” que revive la víctima y que se utiliza para mantener a los zombis en un estado de confusión sumisa. En este estado, el zombi no puede hablar, no tiene memoria, y ya no se parece a su pasada personalidad humana, ahora es un esclavo.

 

1170929_1652970141658364_5999697352829187546_n

 

10653459_1652969741658404_3796476302612619687_n

 

72362_1652970121658366_6990639638737080911_n

 

10401447_1652970074991704_7936042753083649175_n