El Valor del Mix en la Música Contemporánea

El Valor del Mix en la Música Contemporánea
28 junio, 2016

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885

 

El Valor del Mix en la Música Contemporánea

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885

 

El Valor del Mix en la Música Contemporánea

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885

 

El Valor del Mix en la Música Contemporánea

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885

 

El Valor del Mix en la Música Contemporánea

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885

 

El Valor del Mix en la Música Contemporánea

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885

 

El Valor del Mix en la Música Contemporánea

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885

 

El Valor del Mix en la Música Contemporánea

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885

 

El Valor del Mix en la Música Contemporánea

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885

 

El Valor del Mix en la Música Contemporánea

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885

 

El Valor del Mix en la Música Contemporánea

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885

 

El Valor del Mix en la Música Contemporánea

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885

 

El Valor del Mix en la Música Contemporánea

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885

 

El Valor del Mix en la Música Contemporánea

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885

 

El Valor del Mix en la Música Contemporánea

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885

 

El Valor del Mix en la Música Contemporánea

Es increíble que en medio del 2016 aún existan personas que cuestionen la autenticidad y el valor de la mezcla musical, mejor conocida como la labor que realiza un “DJ”, es cierto que en la industria de la música existen cientos de farsantes que se dedican solo a pretender, sin embargo esta característica no es única de la música electrónica es una particularidad general de la industria donde nos encontramos con una gran cantidad de artistas súper producidos por los estudios, y no solo hablo de la cuestión sonora, sino también de su aspecto, su forma de hablar, de actuar, etc. Algo parecido a un político.

Las injurias que apuntan hacía al gremio del “DJ” son por lo regular sin fundamentos, y son parte de una notable ignorancia por parte del público,- “ojo”-  no todo el público se encuentra sumergido en este hoyo de incongruencia. Vivimos en una época donde la tecnología se encuentra en la palma de nuestras manos “facilitando” nuestra existencia o al menos esa es la idea general sobre los avances tecnológicos, y en el caso de la música sucede lo mismo que en cualquier apartado de nuestra vida cotidiana. (A excepción de aquel combustible prehistórico, que curiosamente no hemos dejado de utilizar)

Las maquinas y la tecnología aportan nuevas formas de realizar las actividades que desarrollamos día con día, en el caso del “Mixing”, todo inició en Bélgica, ese pequeño lugar del mundo donde son adictos a la fiesta y a la música. Su obsesión los llevó a utilizar en aquellos tecnológicamente “primitivos” años 20, tarjetas perforadas, que contenían la secuencia que debía seguir el órgano para interpretar determinada pieza, (las fiestas en aquellos días funcionaban con un artista en vivo o con un órgano) las tarjetas se tenían que insertar manualmente en el órgano por medio de un sistema de rodillo, el cual deslizaba los varios metros del cartón perforado que representaban una composición musical. Las fiestas y la exigencia de los belgas por divertirse obligaron a agilizar la labor de la persona encargada de insertar las tarjetas. La solución fue tener dos órganos, de esta forma cuando la tarjeta del primero estaba terminando, el segundo órgano estaba listo para reproducir el siguiente track, este tipo de tecnología la podemos apreciar aún en la ciudad e México con los organilleros, elementos clásicos del folclore de nuestra ciudad que operan su máquina a partir de una manivela que al girar desliza la placa de metal (perforada con la programación de la pieza), de esta forma nos podemos dar una idea del modelo de reproducción que se utilizaba hace casi un siglo.

 

CIMA_mg_8383

 

efb7bd0b-753f-482a-af33-4bd2f5f6db70

 

Fue hasta finales de la década de los cincuentas, cuando el Norteamericano Ron Diggins se le ocurrió juntar los elementos necesarios para que la música no dejara de sonar, creó un sistema donde utilizó dos tornamesas, altavoces y micrófono, así salía rumbo a las fiestas equipado con su arsenal de viniles, su fórmula fue un éxito. De esta manera lo empezaron a contratar para amenizar fiestas y los conflictos no se hicieron esperar, las quejas e inconformidad de algunos artistas o de compañías discográficas que no estaban de acuerdo con que se reprodujera su material. Diggins es el auténtico padre del “DJ” como hoy lo conocemos.

En la actualidad los formatos de almacenamiento y las formas de reproducir y mezclar han evolucionado de manera considerable, sin embargo en esencia continua siendo el mismo concepto, donde la selección es lo más básico ( no por eso sencillo), continuando con las habilidades de mezcla, desde empatar el Tempo y ajustar el Pitch, ecualizar el volumen de ambos tracks, la modulación de graves, medios y bajos, y el corte con manos de seda de estos tres últimos para mezclar o intercalar los grabes, medios y bajos de ambos temas que se encuentran reproduciéndose.

Es curioso que las personas que se sienten más ofendidas por esta actividad sean los músicos, los cuales (en muchos casos) no pueden entender la forma tan baja en la que “algunos” producen su supuesta música. Es cierto que la mayor cantidad de “mix tapes” y “sets”, utilizan y mezclan tracks o temas que no son propiedad de la persona que se encuentra licuando los sonidos, precisamente por que de eso se trata; de una simbiosis donde un compuesto depende del otro para formar una entidad nueva, este es el principal valor de la labor del DJ. Por otro lado nos encontramos con “DJ’S” que solo mezclan temas realizados, inventados, producidos (o llámenle como gusten) por ellos mismos, en este caso se rompe el dogma “El DJ no compone su música”, mostrando que si los hay y vaya que abundan.

 

MP2014_Setup_Diagram

 

Dentro de un contexto más “burroughsiano”, y recurriendo a la explicación de la técnica del “Cut Up y el Fold In” con el cual William Burroughs y Brion Gysin, empalman y yuxtaponen; literatura, pinturas o video, todo esto con la intención de generar lo que ellos llaman “La Tercera Mente”, esta nueva entidad es el resultado de la mezcla de dos autores, que al unirse producen un tercero. Tomando el ejemplo del Cut Up, las artes sonoras se encuentran desde hace varias décadas mutando y mezclándose en nuevas formas que están listas para ser consumidas por un público deseoso de cultura. En este caso música.

Citando a William S. Burroughs:

-En mi escritura actúo como un cartógrafo, como un explorador de áreas psíquicas, como un cosmonauta de espacio interior, y no veo el punto en la exploración de áreas que ya se han estudiado a fondo.

Vivimos en tiempos agitados y escandalosos, donde todo es una replica de lo que sucedió dos o tres décadas atrás, cuando Miles Davis se instaló en el Bop, y luego al Bebop, y luego al Hardbop y luego al Postbop, se dio cuenta que el futuro era la fusión, y así nació el Jazz Fusión, y así creo los mejores y más legendarios albums de su discografía. De esta manera las posibilidades de crear algo nuevo a partir de mezclas son infinitas y nos entregan todo un universo de nuevos panoramas que explorar. El mix representa la mezcla, la unión y mutación de dos o más realidades, cuando estas realidades se encuentran depositadas en un Cd Player Pioneer Cdj 800 o en una tormanesa Technics 1200, conectadas a una mixer de dos o cuatro canales que funciona como medio decodificador para ambas señales, nos encontramos con las herramientas necesarias para mutar estas realidades en una tercera realidad, un nuevo universo.

 

technics-sl-1200-mk5-427419

 

djm-5000_top_300dpi_5in

 

pioneer-cdj-800-mk2-488885