Being Boiled, The Human League en CDMX

Being Boiled, The Human League en CDMX
14 mayo, 2018 D. Lazarini

Reino Unido finales de los setentas, la obsesión por las máquinas, cables, knobs y switches que incitan a ser gesticulados es producto de la primera visita de Kraftwerk a Inglaterra, factor que se suma a una exquisita influencia literaria. Adolescentes en busca de nuevos limites de la ficción experimentan a J.G. Ballard y sus novelas: Exhibición de Atrocidades y Crash, en esta última la carne, las letras y las máquinas se mezclan en una lluvia de semen, cicatrices y sangre con aceite de motor que humecta los rincones más inhóspitos de la estructura de la realidad. Violentos impactos de energía son el resultado de tales circunstancias, electricidad en estado puro transformada en música. La inaudita magia de la tecnología analógica, Kraftwerk y Ballard, fueron la combinación que detonó la tradición seminal de sintetizadores y cajas de ritmo en una escena que porta muchas de las bases del paisaje electrónico moderno.

 

 

Un Roland System 100, legendaria máquina de la marca japonesa dedicada a la fabricación del futuro, fue el gear que utilizó la banda formada por Ian Craig Marsh, Martyn Ware y Adi Newton, pioneros de la escena musical electrónica de Sheffield con su proyecto The Future. Aunque a la postre Newton se separaría para iniciar su propio viaje, algo grande, duro y subterráneo, llamado Clock DVA. Los dos miembros restantes formaron The Human League, metiéndole mano firme al System 100 y ofreciendo algunas presentaciones crudas y sombrías. Al poco tiempo se integraron Adrian Wright y Philip Oakey para encarnar la primera alineación y grabar el inmortal “Reproduction”, que junto a la segunda producción “Travelogue”, son obras clásicas y fundamentales en el modelado del proto-tehcno londinense.

 

 

Reproduction (1979)

Travelogue (1980)

 

Posteriormente los dos miembros fundadores Craig Marsh y Martyn Ware dejarían Human League para formar Heaven 17. Philip Oakey continuaría con el proyecto sumando a Susan Ann Sulley y Joanne Catherall para lanzar en 1981 “Dare”, disco obligado del synth-pop. Así pasaron del experimental a lo comercial, un extremo cambio de curso en la carrera de Human League. La presión de Virgin Records por lanzar otro single se tradujo en la inclusión de Martin Rushent, productor de T-Rex, OMD, Joy Division, Buzzcocks etc. El estudio y la experiencia de Rushent fueron decisivos para los tres singles que realizaron en escasos dos meses; The Sound Of The Crowd, Open Your Heart y Love Action (I Believe In Love), los cuales se posicionaron en los primeros 10 lugares de popularidad, dando luz verde para un Full Lenght Album. “Dare” fue y sigue siendo un éxito que toma lo mejor de la era experimental de Sheffield insertándolo en el circuito pop, se trata de una estructura digerible, precisa y millonaria.

 

Dare (1981)

 

Human League tiene una historia de mutación musical como pocas bandas, su sonido formuló el estilo y las reglas de un juego llamado synth-pop, y este próximo Sábado 19 de Mayo en las instalaciones del Pepsi Center, podremos disfrutar en vivo por primera vez en la CDMX el sonido de esta mítica agrupación. El concierto es realizado gracias a nuestros amigos de Noiselab.

Compra tus boletos aquí: bit.ly/HumanLeaguePCWTC

+INFO

 

 

The following two tabs change content below.
D. Lazarini