Decibel: Mutación, Flexibilidad y Experimentación / HERTZflimmern / 6 Décadas de Música Electrónica en México

Decibel: Mutación, Flexibilidad y Experimentación / HERTZflimmern / 6 Décadas de Música Electrónica en México
24 enero, 2017 D. Lazarini

Han pasado 37 años desde aquél lanzamiento en el sello Orfeón en que Decibel debutara como una de las propuestas más bizarras de la escena experimental mexicana, la complejidad con la que “El Poeta del Ruido (1980)” está estructurado ofrece atmósferas líquidas como los sueños y las pesadillas que se escurren a través de siete temas que aluden a una realidad donde Alfred Jarry y Wilhelm Reich trabajarían juntos en un proyecto que desarticularía y recontextualizaría la forma de disfrutar la música, el disco es un clásico excepcional ejecutado por músicos que gozan de la cualidad de ser multiinstrumentistas.

A casi cuatro décadas nos presentan su más reciente material “Secuencias Genéticas”, y la transformación que el monstruo del R.I.O. de finales de los setentas ha tenido lo ha convertido en una bestia aún más compleja y lucida de lo que solía ser; frecuencias que nos devoran con atmósferas e imágenes que el sonido proyecta dentro de la mente del escucha, un disco oscuro, dotado de una belleza maligna, el material abre con “Krampus”, el demonio de la navidad de los Alpes que castiga y somete a los niños malos, tema donde apenas son perceptibles los rastros del R.I.O., el segundo track “Sogo” nos posiciona en un plano cavernoso, húmedo y totalmente alojado en un tiempo y espacio diferentes al nuestro, o posiblemente sea nuestra realidad sin filtros, esta contradicción y confusión hacen de la pieza una intriga que se rompe con “El Velo de Isis”, el cual nos saca de aquel hoyo oscuro y nos sumerge en una danza mística con un beat marcado, constante que permite fluir a los elementos que colorean y dan forma a la estructura de Isis que avanza y se desliza suavemente para dejarnos caer por otro túnel acuático de una ciudad que lleva siglos sumergida, “Atlantis” llena de fantasmas fuera de tiempo, almas desincronizadas de la agitada y decadente vida moderna donde ahogarse dentro de uno mismo es posible cuando el aire se termina y la asfixia mental te arrebata la vida, “Terrorist Couple” se presenta transgrediendo y dinamitando los sonidos, sin duda uno de los tracks headliners de la Secuencia Genética que culmina con los sampleos del sonido que antecede a la muerte, plomo a gran velocidad atravesando la piel y las almas corruptas de lo tiranos azotadores del imperio. El disco finaliza con el tema “Schmill”, aquí suena la voz del pintor Jose Manuel Schmill comentando algunas de sus perspectivas y convicciones acerca de la pintura, la enfermedad y lo horrible que es la realidad, nuestra realidad. Schmill es el artista del quien se utilizó su obra para crear el arte del álbum, la brutalidad y sinceridad de sus pinturas son el reflejo de una sociedad maldita, enferma y endemoniada; carta de presentación perfecta para un disco como este, uno de los mejores lanzamientos de México en el 2016.

 

 

El pasado sábado 21 de Enero del 2017, se llevó acabo el evento para celebrar seis décadas de música electrónica en México en el marco de HERTZflimmern, una serie de eventos organizados por el Goethe-Institut Mexiko en colaboración con Rockets, la presentación contó con un Line muy atractivo que incluyó a Mikrophonie, I, Ford Proco, Decada2, Dj Klang, Bishop, AAAA, Upgrayedd Smurphy y Decibel.

 

Foto: David Basilio

 

Decibel estaba listo como siempre lo ha estado, puntales iniciaron con la Secuencia Genética, los teclados, los sampleos, las guitarras, el bajo, y las frecuencias porosas se colapsan en un caos perfecto que emana de una de las bandas que han influenciado a generaciones de músicos mexicanos. Decibel siempre ha sido grande desde su inicio, y en mi opinión ahora lo es más que nunca, sus elementos han sobrevivido al paso del tiempo, a las terribles calamidades que agitan a nuestro país en cuestiones culturales por ya no hablar de otras que necesitarían otro espacio para ser tratadas, el caos se transformó en ruido y el ruido mutó a música y la música sacudió a los presentes;  el show inicia y el ruido que escapa de los altavoces es fresco y articulado y me da mucho gusto estar presente frente a una leyenda de esa talla. Terminado el primer track volteo y mi sorpresa es que la multitud asistente se ha duplicado, la gente se encuentra emocionada, la banda se ve en su punto e inicia el segundo tema, su presentación avanza con la oscuridad y ruido que acompaña y adorna su mas reciente producción, la secuencia y sampleos son disparados por Alex, mientras introduce con el teclado los movimientos deseados, en momentos lo abandona y se concentra en riffs de guitarra ácidos procesados en tiempo real, Walter aporrea su bajo, lo talla y lo invita a ofrecernos sus sonidos más profundos, privados y profanos mientas que Vivanco y Robledos hacen movimientos entre piano y guitarra, instrumento que después ambos dejan de lado para tomar en el caso de Vivanco uno de sus tantos artefactos que utiliza para crear parte de las atmósferas en Decibel, un gran show por parte de estos pioneros de la música contractual en México, cuando Walter se acerca al micrófono los años Punk se dejan ver introduciendo un elemento que yo no había notado en lo particular dentro de Decibel, nutriendo y continuando con la compleja flexibilidad sonora de los poetas del ruido.

 

Foto: David Basilio

 

Foto: David Basilio

 

En 1980 Decibel se había desfragmentado, al salir “El Poeta del Ruido” la banda ya no existía y los integrantes incursionarían en distintos proyectos en los cuales se repartían las personalidades y talentos de la música subterránea hecha en México, la escena se extendía los miembros se juntaban con integrantes de otros proyectos y formaban uno nuevo, Casino Shanghai y Size eran ejemplo de ello y por otro lado El Escuadrón del Ritmo con el Capitán Pijama y Syntoma liderado por Alex Eisenring, proyecto que debutaría en 1981 con su single ya mítico en 7 pulgadas; Eisenring sería una pieza clave en el sonido de Decibel cuando más adelante se uniera y comenzara a jugar un papel no solo musical, su roll se extendería a la ingeniería de audio, dándole la oportunidad de tocar, manipular y perfeccionar el registro sonoro.

 

Foto: David Basilio

 

Decibel ha mutado en distintas formas y sonidos a través de los años teniendo como único eje la exploración sonora y la experimentación musical, una gran lista del talento musical subterráneo mexicano ha desfilado por las distintas alienaciones que la banda ha proporcionado a los fieles oídos mexicanos que permanecen a la expectativa de sus nuevos lanzamientos. Desde sus inicios lo convencional ha sido una característica que la banda se ha enfocado en esquivar, tal vez esto sea la razón o el por qué su producción con los años ha aumentado en vez de disminuir, el trabajo que entregaron para el 2014 fue el álbum en vivo registrado en las entrañas del Mueso Carrillo Gill ejecutado en el 2013 y en el 2015 su producción doble “Insecto Mecánico”.

Alex se incorpora en el 2010 y el siguiente año inician la producción de Méliès (Música Inspirada En Los Filmes de Georges Méliès), este material sería un claro parte aguas para el sonido de la banda, ya que representa el ingreso de Alex Eisenring (Ice & Drinks) a la banda; la alineación a partir de este momento a la fecha se mantendría con una estructura que le ha dado la fuerza y constancia que Decibel buscaba desde la década de los ochentas: Alex Eisenring, Carlos Robledo, Walter Schmidt y Carlos Vivanco son la alineación oficial actual, y a ellos siempre se le suman una cantidad de talentosos músicos que los acompañan en las producciones de sus materiales.

 

Alex Eisenring

 

Foto: David Basilio

 

Su carrera inició a finales de la década de los setentas cuando formó la mítica y legendaria banda “El Queso Sagrado”, de la cual no existe ningún material oficial, solo algunas grabaciones y registros que el mismo Alex poseé y que según me ha contado es material que se encuentra en la lista de espera para ser remasterizado y lanzado junto con el “Escuadrón del Ritmo”,  agrupación que Alex piloteaba junto al emblemático Capitán Pijama, personaje de la escena experimental mexicana que junto con Eisenring fueron los auténticos pioneros de la música electrónica en México. Alex siempre ha estado rodeado por máquinas, desde los inicios en Syntoma con su Korg MS20 y su computadora Amiga, que para ese  entonces ya utilizaba como medio de manipulación de frecuencias sonoras, hoy en día se ha convertido en un productor que abraza las nuevas tecnologías y las aprovecha como muchos jóvenes intentan hacerlo, una personalidad que no pierde el tiempo romanceando con lo análogo, Alex innova, se actualiza y continua creando. Su sello discográfico fundado junto a Carlos Vivanco en 2015 “Kathmandu Records” debutó con “Bardo Thodol”, dúo que ya había editado un track en el Box Set tributo a Pete Namlook, “Die Welt Ist Klang”.

Alex es un pilar de la industria electrónica en nuestro país, es un sobreviviente de lo que se conoció como la escena Post Avandaro, músicos que sufrieron la máxima hostilidad y brutalidad policiaca y militar, debido a la fobia que el sangriento gobierno mexicano imponía sobre la música, sus posibilidades y consecuencias en la revolución social.

 

Carlos Vivanco

 

Foto: David Basilio

 

Uno de los multiinstrumentistas más destacados en la escena subterránea de nuestro país, sus credenciales incluyen grupos seminales como Volti, Fist of Facts, Matahri y el aclamado Zenith donde colabora con Tetsu Inoue, material que se editó para el legendario sello especializado en ambient “Fax Records”,  que pertenecía al actualmente desaparecido Namlook. Vivanco grabaría y colaboraría con una lista interminable de talentos internacionales y nacionales, se encontró en el momento y la zona cero del punk de New York, tuvo el gusto de montar un estudio en la ciudad y sumergirse en una de las escenas más prolíficas, variadas y comentadas de la música contemporánea, su música goza de una versatilidad y aura únicas que le han permitido seguir mutando y evolucionando su sonido. Junto a Eisenring actualmente comanda Bardo Thodol, un ensamble de psicodelia procesada en tiempo real donde recorren los caminos del Brahmaputra. Vivanco actualmente trabaja en sus proyectos solistas y a la par trabaja con Decibel, su aportación a la música no se limita en las cuestiones de composición, interpretación y ejecución, Vivanco ha expandido sus horizontes dedicándose desde ya hace algunos años a la fabricación y modificación de instrumentos musicales.

 

Walter Schmidt

 

Foto: David Basilio

 

Es uno de los cofundadores de Decibel, donde la complicada y elaborada composición de la banda fueron sustituidas por la llegada del punk, las exigencias matizadas del New Wave y el Techno Pop fueron un mínimo esfuerzo al interpretar, tomando en cuenta lo complicado y laberíntico que podría resultar tocar con Decibel proyecto que por el momento se encontraba en pausa, sin embargo Size y Casino Shanghai no se trataban de rock progresivo, se trataba de esencia, de fuerza animal que nacía en el corazón del escenario, ritmos sencillos bien organizados, lo cual dejaba un respiro para el performance y lo más importante propuestas totalmente nuevas en este país. Es aquí donde las ideas de Schmidt toman fuerza materializándose y explotando en dos de los proyectos más comentados de la escena Punk New Wave mexicana: Size y Casino Shanghai.

Walter cuenta con su propio sello “Discos Abronia” en el que ha lanzado “Bosque de Niebla”, “The Wooden Solidier and the China Doll”, donde hace un anticipado uso de loops y samplers, bajo este sello se han lanzado los últimos cuatro materiales de Decibel. Su más reciente material solista es “Rios de Sangre”, su tercera producción. Dentro del terreno periodístico musical, la labor de Schmidt tiene un peso tan grande como el de su música, el es en muchos casos la semilla que fundó e incubo el virus de distintas escenas musícales que en México no se mencionaban, mucho menos se consideraban, esto cuando estuvo al frente de la revista “Sonido”, su textos dejaron expuestos nuevos microuniversos listos para ser explorados y saqueados por los interesados. Esta labor de escritura la sigue desarrollando en algunos periódicos de la ciudad.

 

Carlos Robledo

 

Foto: David Basilio

 

Al igual que Walter, Carlos ha estado todo el tiempo presente en la banda desde “El poeta de Ruido” hasta “Secuencias Genéticas”, Robledo ha construido una parte importante de la composición musical y estructural de los temas en Decibel. Así como en Casino Shanghai, su aplicación del bajo y su uso de sintetizador quedan marcados como un sello personal del Post Punk mexicano en Size, Robledo al igual que su colega Ice & Drinks, está contento de poder utilizar las nuevas propuestas de la tecnología, así como tener el control de la producción y del arte de los discos que es algo que en los ochentas y noventas resultaba casi imposible.

 

Foto: David Basilio

 

The following two tabs change content below.