Duffy / Bowie en el Museo de la Ciudad de México

Duffy / Bowie en el Museo de la Ciudad de México
13 diciembre, 2016 pov

“En 1960, Brian Duffy era una estrella tan famosa como la gente a la que fotografió”, esta frase que abre el documental The Man Who Shot The Sixties expresa más que popularidad, un profundo entendimiento del papel que este fotógrafo británico jugó en la configuración de una cultura visual icónica que se extendió a lo largo de las décadas que recorrió en su carrera.

Sammy Davis Jr., Harold Wilson, Tom Courtenay, William Burroughs, Reggie Kray, John Lennon, Michael Cane, Jean Shrimpton, Nina Simone, Brigitte Bardot y Judy Dent, son tan solo algunas de las personalidades inmortalizadas en sus siempre fascinantes e inolvidables retratos que junto a sus trabajos en el mundo de la moda, completamente fuera de los moldes y convencionalismos, se convirtieron en pieza clave para mirar la segunda mitad del siglo XX.

Junto a David Bailey y Terence Donovan, Duffy formó parte de lo que Norman Parkinson nombró como La Trinidad Negra, un trío de genios que, inspirándose en el estilo callejero sacó el modelaje del estudio y se convirtió en todo un fenómeno, mucho más grande que las respetadas revistas que publicaban sus fotografías.

En su trabajo, Duffy supo captar de manera única la esencia de muchos iconos de la moda, música y cine de los años 60, sobre esto existen testimonios memorables que afortunadamente se pueden apreciar gracias al valioso trabajo de su hijo Chris, quien se ha encargado de reunir material para formar un archivo que le rinde homenaje a la lente de una de las personalidades más influyentes en la historia de la fotografía británica y a la que podremos acceder el próximo 16 de diciembre en el Museo de la Ciudad de México en la exposición Duffy / Bowie, dedicada a explorar el libro Duffy/Bowie Five Sessions que relata en más de 40 obras fotográficas el trabajo realizado en conjunto entre Brian Duffy y David Bowie a lo largo de ocho años.

Todo comenzó en 1972 cuando se le pidió a Brian que fotografiara a David Bowie en su caracterización de Ziggy Stardust. David y Duffy se identificaron rápidamente y cuando David le pidió a Duffy que hiciera la fotografía de la portada de su nuevo álbum en 1973, Duffy interpretó equivocadamente lo que David quería y de ese “error” nació Aladdin Sane. Duffy diseñó el maquillaje en la cara de David y su inconfundible portada del álbum (conocido como La Mona Lisa del Pop), misma que se ha convertido en la imagen que definió e inmortalizó a este músico.

Duffy llevó a cabo tres sesiones más con él, Thin White Duke en Nuevo México, mientras Bowie filmaba ahí la película The Man Who Fell to Earth en 1975. Asimismo, para el álbum Lodger (1979), David decidió hacer una interpretación de un hombre cayendo, para tal efecto se utilizaron cables jalando de él y se hicieron las tomas que dieron vida a este material en el estudio del fotógrafo.

La última participación de Duffy con Bowie, fue en 1980 para Scary Monsters, décimo cuarto álbum de estudio, considerado como el balance perfecto entre el arte y mercado que lo mismo conquistó a la crítica como las listas de música de Reino Unido.

 

Museo de la Ciudad de México 

Más información: blkmrkt.mx
captura-de-pantalla-2016-12-13-a-las-12-23-51-p-m

#DuffyBowieCDMX

#capitaldelarte