fbpx

Entrevista con Ezequiel Fanego, editor de Caja Negra

By in Art & Lenguage, Libros, Sin categoría

Uno de los templos más sólidos que predican la sustancia que conforma el pasado, presente y futuro del espectro literario es Caja Negra Editora, casa literaria argentina que ha complementado con éxito y devoción los textos más influyentes de la música, el cine y la filosofía contemporánea, su vasto y variado catálogo ha ofrecido algunos de los orgásmos más memorables en la historia de Point of View. Nosotros hemos analizado anteriormente trabajos como “Chroma” de Derek Jarman, “Cuadernos de lo sesentas” de Jonas Mekas, “Los píxels de Cézanne” de Wim Wenders, “Generación hip hop” de Jeff Chang y “Más Brillante que el sol” de Kodwo Eshun, y consideramos que su repertorio es una inagotable fuente de conocimiento.

Acercamientos a traducciones beat que jamás habían estado en español como “La revolución electrónica” de William Burroughs, o que tenían décadas fuera de circulación como “La filosofía de la generación beat” y “Viajero Solitario” de Jack Kerouac, los textos de J.G Ballard editados para la revista de culto RE-Search bajo el título “Para una autopsia de la vida cotidiana” y “Conversaciones con el profesor Y” del autor maldito y motivado por el odio, Louis-Ferdinand Céline, y si movemos el giroscopio al sector musical nos encontramos con joyas como; “Después del Rock” que se sumerge en eso que llaman postrock, “Como un golpe de rayo” que explora la escena glam y “Postpunk, romper todo y empezar de nuevo” que abarca lo más interesante del fenómeno que se reveló contra el rock de conservatorio, los tres son materiales impecables de Simon Reynolds. “La historia secreta del disco” de Peter Shapiro, “Pensamientos Verticales” del compositor Morton Feldman, “Resonancia siniestra” y “Océano de sonido” que exploran noise, ambient y drone escritos por David Toop y el sublime “Future Days” de David Stubbs que se ha convertido en Biblia indispensable del krautrock.  

Si posicionamos nuestro objetivo sobre la imagen en movimiento Caja Negra a publicado a los nombres más radicales, sin ir tan lejos, John Waters y sus dos obras maestras “Mis modelos de conducta” y “Carsick” y seguimos con vanguardistas de culto como Jonas Mekas de quien podemos encontrar “Cuadernos de los sesentas” y “Ningún lugar a donde ir”, hasta llegar con los imprescindibles como Jan-Luc Godard “Historia(s) del cine” y Alexander Kluge con “El contexto de un jardín”.

Como podrás darte cuenta a Caja Negra no se la va una, por ello, nos sentimos muy felices de haber sostenido esta charla con una de las cabezas de la editorial que más respetamos en la actualidad, su selección es impecable, sus ediciones son hermosas y los contenidos insuperables. A continuación la entrevista con Ezequiel Fanego, editor de Caja Negra;        

Foto de Barbara Saenz

¿Cómo nace la propuesta de Caja Negra y cuántas personas pertenecen a su equipo de trabajo?

R: Caja negra surgió en el 2005, eramos dos amigos que se juntaban a leer algunas lecturas relacionadas con la universidad, pro la realidad es que los dos abandonamos muy pronto la academia. El origen tiene que ver un poco con eso y con cierta insatisfacción por el mundo académico e intelectual, buscamos la forma de canalizar nuestros intereses de algún otro modo y así fue que surgió la idea de la editorial. Actualmente somos 5 personas en Argentina, tenemos dos en España y una más aquí en México.

Tenemos entendido que cubren el espectro de seis países entre ellos México, ¿cuál de estos puntos les ha dejado mejor sabor boca en cuanto a ventas, distribución y colaboraciones?  

R: Sin contar Argentina que es nuestra base y el lugar que más controlamos, por ahora sería España, que fue un desafío importante, ya que es un área que cuenta con variedad de editoriales y librerías muy interesantes, además de muchos otros proyectos artísticos, un contexto que nos parecía muy estimulante. A nosotros nos agrada que Caja Negra se relacione con otros proyectos no necesariamente editoriales, en España tuvimos un eco muy interesante con museos, colectivos de carácter político y artístico y fue una primera experiencia de tratar de replicar lo que habíamos logrado en Argentina, sobre todo a ese nivel de vínculos que se pueden generar con la editorial, primero lo aplicamos en España y por el momento estamos tratando de hacer lo propio acá en México.

¿Cómo ha sido el desarrollo de la editorial desde su creación en 2005 ?

R: Sin duda fue un aprendizaje, puesto que ninguno de nosotros tenía experiencia editorial, fue educarse sobre la marcha y me emociona cuando miro en retrospectiva y me doy cuenta que aprendí a realizar un oficio —que también amó— el cual desconocíamos totalmente. Lo más importante fue generar un universo de relaciones, ya que tener una editorial implica saber trabajar colectivamente. Cada libro es un agenciamiento colectivo de todas las personas que participan en él, desde la concepción hasta la distribución, de esta forma ganamos mucho como red colaboracional, aprendimos las ventajas de realizar estas conexiones con otras editoriales y hemos percibido cómo ha crecido la comunidad. Por último, puedo destacar que en los últimos años hemos desarrollado un vínculo con los lectores, que para nosotros es de fundamental importancia, se trata, creo yo, de un vínculo de confianza, cercanía  y continuidad.

Con sus más de 70 títulos publicados han estimulado el espectro literario en áreas que no estaban siendo contempladas en la literatura en español, sus traducciones han sembrado el interés por la literatura en un público relativamente joven, ¿cuentan con datos de los rangos de edad que oscila entre sus lectores?  

R: No tenemos datos, sin embargo, nos dimos cuenta que generacionalmente la literatura y su edición había quedado un tanto desfasadas respecto a otro tipo de consumos culturales, nos pusimos el desafío de devolverle a la edición y a la escritura un lugar central. Claro que es muy grandilocuente pensar que esto se logra solo con nuestro proyecto, sin embargo, se trató de una convicción de recuperar el interés que la gente había perdido por la lectura, o bien introducir a la gente que se encontraba más apegada a los ámbitos musicales y cinematográficos y tentarlos por el lado de la edición, ya que generacionalmente se había convertido en algo aburrido, el diseño de la editorial nos ayuda a acercarnos a cierto público joven que no tiene el hábito de ir una librería o de leer, pero igual se despierta en ellos un interés en lo que estamos haciendo.

Su colección futuros próximos se ha convertido en uno de los referentes del conocimiento contemporáneo actual en español, ¿qué materiales están preparando dentro de esta colección?     

R: Para este año vamos a comenzar publicando títulos nuevos de autores que ya hemos venido trabajando, vamos a lanzar “Futurabilidad” nuevo material de Franco “Bifo” Berardi, también publicaremos la obra póstuma completa de Mark Fisher en un primer volumen que iremos sacando en tres tomos, originalmente se publicó en un solo volumen de mil páginas y nosotros lo dividimos en tres partes. Vamos a publicar “Ausencia” un nuevo libro de Byung-Chul Han, y paralelamente traducimos por primera vez a una autora que se llama Sara Ahmed y su libro  “La promesa de la felicidad”, después continuaremos con un par de autores brasileños; Eduardo Viveiros de Castro y Déborah Danowski, con “Hay mundo por venir”.

Las traducciones de Argentina siempre han destacado por ser un trabajo muy limpio que satisface a la gran mayoría de países de habla hispana, ¿Han pensado en retomar  materiales que ya se habían lanzado en España como por ejemplo el clásico de John Waters “Crackpot”?

R: Justo ese es un buen ejemplo, es un libro que hemos pensado en llevarlo a cabo,  definitivamente vamos a seguir publicando John Waters y quizá en un momento sea con “Crackpot”, tendríamos que revisarlo, por el momento no se me ocurre otro ejemplo, pero al igual que ustedes, hemos sufrido durante varios años la traducción española, y para nosotros siempre fue una preocupación lograr un tipo de traducción que si bien ha sido platense y está anclada al lugar de donde somos, tenemos conciencia que nuestros lectores son hispano hablantes y que están en otros países, cada uno con su lengua por lo que tratamos en la medida de lo posible —porque siempre es imposible llegar a un español neutro—, contemplar esa dificultad y la tomamos en cuenta para no publicar solo para Argentina como los españoles lo hicieron. Y bueno, a final de este 2019 vamos a publicar las escrituras apócrifas de Genesis P-Orridge, “La Biblia de la juventud Psíquica”, se trata de un material que nos entusiasma y estoy seguro que a ustedes en POV también.

Y ya que se encuentran en esa línea ¿no han pensado en editar algunos materiales que jamás han estado en español como el “Krautrock Sampler” de Julian Cope?

R: Bueno, ese era un libro que teníamos muy en mente y finalmente terminamos sacando el de David Stubbs “Future Days”, creo que el de Cope cumplió una función muy importate en su moemento, ofrece mucha información pero no da el siguiente paso y en estos tiempos de internet parte de su papel quedó un tanto obsoleto, aunque sigue siendo un libro importantísimo junto con su más reciente “Japrock Sampler” y su acercamiento a la música japonesa.

Musicalmente hablando han destacado por acercar puntos de vista diversos y divergentes, algunas caras B, historias que no existían en español como por ejemplo “Más Brillante que el sol” de Kodwo Eshun, un libro que contradice muchas cosas que escribe Jeff Chang en “Generación Hip Hop”, ¿dentro de este rango sonoro qué materiales podemos esperar?   

R: Vamos a publicar un nuevo libro de David Stubbs “Marte hacía 1989”, se trata de la historia de la  música electrónica, que va desde los futuristas pasando por Karlheinz Stockhausen y Cabaret Voltaire hasta llegar a Daft Punk. En esta entrega trabaja el libro más al estilo de David Toop, en donde realiza un recorrido bastante personal que va vinculando  regiones que parecieran muy distantes en la música, sin embargo Stubbs nos muestra ciertos hilos conceptuales que las conectan. Lo que se viene es otro libro de David Toop que ya está en disponible en Argentina pero en abril estará disponible en México, se trata de “En el maleström” una historia sobre los origines de la música improvisada y reflexiones sobre lo que significa el arte de la improvisación sonora.

Y dentro de la colección Numancia ¿qué nos puedes compartir?

R: Vamos a publicar un libro que se llama “La noche”, material en el que se basó Gus Van Sant para realizar su filme “Mala Noche” del autor Walt Curtis, un beatnik homosexual de Portland que estaba obsesionado por este jovencito mexicano que vivía en las cercanías, donde se la pasaba con su pandilla, es una especie de diario con poesía y fotografía donde hace una reflexión muy personal sobre el desamor. El autor realiza una alianza muy hermosa entre el submundo de la homosexualidad y el de la migración en los Estados unidos.

¿Tienes algún título favorito entre los más de setenta libros publicados?

R: Dentro de la historia de la editorial le tengo mucho aprecio a la “Antología del decadentismo”, ya que fue nuestra primera antología, un gran aprendizaje lo que representó armar algo así  y como editor tratar de recomponer un canon y que el libro se mantenga equilibrado, fue nuestro primer trabajo de esta índole, después lo seguimos haciendo con la “Antología de la Patafísica” y “OULIPO”. Este año vamos a publicar una antología de Fluxus y un libro sobre arte performático que contiene un texto mexicano de Juanfran Maldonado, y bueno, eso nos encanta, aunque el trabajo de armar antologías requiere más tiempo, por ejemplo, el de Fluxus lo venimos armando desde hace dos años, son lanzamientos a los que realmente no les ponemos un plazo, los vamos produciendo hasta que se terminan.

¿Cuales son los posibles títulos para el futuro ?

R: Bueno estamos buscando concretar, aún no es seguro que lo podamos llevar a cabo pero el libro de Vivien Goldman “Revenge Of the She-Punks: A Feminist Music History from Poly Styrene to Pussy Riot” , es un gran material, contiene reflexiones muy interesantes y cuenta con muy buena información, realmente nos encantaría lanzar ese libro. Seguimos hablando con Simon Reynolds y estamos en preparación de un libro que recopila sus textos sobre música electrónica, algo que también está en la lista de deseos y que estamos buscando darle forma, pero nos gustaría hacer un par de libros de música latinoamericana, historias que no están contadas y que cuestan mucho rastrear,  ahora ya estamos preparando un libro que aborda los orígenes de la música electrónica en Argentina y queremos hacer algo más con la perspectiva latinoamericana.

¿Tienen planeado crecer el espectro beat en la editorial, Orlovsky, Corso Ferlinghetti?

R: No tanto, estamos ahora con ganas de empezar a trabajar con otra línea de ficción, trabajar con ciencia ficción contemporánea, nuestros intereses se están dirigiendo más para esa área, claro que seguiremos editando algunas cuestiones de literatura beatnik, ya que es algo muy constitutivo e importante para nosotros, pero ahora estamos más en la búsqueda de encontrar la expresión literaria para nuestra colección Futuros Próximos.