fbpx

Jad Fair: Más de 40 años de sobreproducción Lo-Fi

Jad Fair: Más de 40 años de sobreproducción Lo-Fi
21 abril, 2016 Gerardo Peralta

Es una constante que a través de la historia existan vastos ejemplos en diversas disciplinas que subrayan con el marcador más chillante que los impulsos maniacos de una persona pueden generar el enfoque necesario para la genialidad, al igual que los pensamientos desorganizados pueden desatar la originalidad que es el elemento clave de toda obra maestra.

Jad Fair, mayormente reconocido por ser el cofundador de “1/2 Japanese”, artista gráfico y por ser toda una institución en cuanto al underground, la cultura independiente y lo-fi se refiere, nos ha sumergido por más de 40 años en un amplio repertorio artístico/musical, donde podríamos deducir que no hay manera de saber de qué va esta mente trastornada. Al darle una simple escuchada a su material, pareciera que nos habla sobre las más simples vicisitudes de la vida a manera de cuentos ilustrados y recortados por el mismo con monstruos para niños mientras es testigo del Apocalipsis.

 

b4118e_405200efb84e47a5b1880e32a2a6e8ec

 

Pero si miramos más de cerca, podemos encontrar que detrás de ese caparazón formado de simpleza y violencia, nos enfrentamos con los miedos y alucines más profundos de un hombre, que después de experimentar varios lapsos explosivos de voluntad infantil, llegó a formar parte de la vanguardia y a ser uno de los estandartes más brillantes, siendo definitivamente uno de los soportes más sólidos y prolíficos, plenamente respaldado por sus colaboradores que van desde Richard Hell, Thurston Moore, Kramer, John Zorn y el más conocido, Daniel Johnston.

 

b4118e_d1325a7813934ce69e5c851a1fd35a7b

 

Si bien no es ninguna novedad que una persona carente de toda formación musical o artística convencional brille en el ámbito del arte, es definitivamente uno de los que más ha aportado desde sus inicios en 1974 a la mutación de los sonidos y su registro, dejando a su paso una evidencia pictórica-musical de que la enfermedad mental es contagiosa, haciendo cumplir la norma de que todo arte no es una simple proyección del inconsciente para hacer catarsis, sino un acto mágico donde se cumple la voluntad del universo y, en este caso, tal vez no haya sido por medio de la sabiduría o la estética, sino por la locura.

 

b4118e_71e560de02b04417ba199b2866327a54

 

b4118e_4e7cb990b0f647a6b456b7ec676bcec9