Japan Bashing – Xenofobia Re-Convertida en Compilación de lo Inaudible

Japan Bashing – Xenofobia Re-Convertida en Compilación de lo Inaudible
30 enero, 2017 Gerardo Peralta

Era el inicio de la última década del siglo XX el sonido proveniente de Seattle, la consolidación del IDM con sellos como Warp y Rephlex, así como el boom de la música dance y la movida Madchester fueron algunas de las tendencias que dominaron los primeros años que sirvieron como antesala al nuevo milenio. Por otro lado, durante los primeros 24 meses de dicha década discos de enorme trascendencia a nivel comercial como The Low End Theory, Recurring, Nowhere, Goo, Gish, y Blood Sugar Sex Magik (por mencionar solo algunos) vendieron miles y miles de copias gracias a que las estaciones de radio y MTV tomaran el control sobre el gusto que predominaría en la juventud americana; mientras tanto agrupaciones como Coil y My Bloody Valentine lanzaban un par de álbumes de referencia inmediata para sus respectivos géneros: “Love’s Secret Domain” y “Loveless”; así podríamos seguir haciendo memoria o buscando datos duros (cada quien a gusto personal ) por país y por género con artistas de todo el mundo y encontraríamos infinidad de material de alta calidad que fue puesto en la órbita de la escena musical en esas fechas, pero nada se comparaba en lo absoluto con lo que Japón tenía para exportar al continente americano.

La fluctuación de música que involucró a todo occidente durante el primer par de años de la década vería su contraparte directamente desde Osaka, distrito japonés conocido como uno de los más violentos y peligrosos de toda la isla. Esta contraparte que tomaba como estandarte la agresión auditiva fue la primera recopilación japonesa de música noise y experimental que desembarcaba legalmente a los Estados Unidos… ¡y con que título! “Japan Bashing”.

Pero bueno ¿Qué es Japan Bashing y que tiene que ver con todo lo anterior?

A grandes rasgos es el sentimiento anti-japonés por excelencia, es el desdeño de todo producto o ideología nipona tanto en América como en Asia. En occidente tuvo su punto más alto a finales de los años ochenta y principios de los noventa, esta creencia está basada en el temor de que Japón, con su economía de exportación entonces en auge y sus prácticas comerciales restrictivas, superaría a Estados Unidos como potencia. Esta forma de pensar data desde la rivalidad entre naciones durante la Segunda Guerra Mundial, y en oriente, de igual manera el rechazo es inmediato, pero en su caso es debido a las prácticas de tortura salvaje de la milicia japonesa.

 

 

Pero bueno, vaya manera de regresar a la senda de la comercialización, ya que este término no pudo ser mejor utilizado para esta compilación clásica, una trinidad del más alto estatus de noise en formato vinil de 7″ causante de la primera oleada a gran escala que dio a conocer a hitos de la escena nipona underground de este lado del Atlántico, un retorno cargado de odio y violencia que se puede interpretar como una venganza musical o como un auto-sentimiento japonés de negación que se introdujo a nuestro continente no para apaciguar el sentimiento de rechazo sino para llevar totalmente la contra.

De cualquier forma, todo esto fue gracias a David Hopkins, quien estuvo particularmente en contacto con el sello Alchemy Records y creador de Public Bath, sello que intermitentemente desde 1990 ha puesto en circulación material de música noise e industrial.

Japan Bashing Vol. 1 fue lanzado en 1990 y gira entorno al axis de los Boredoms y sus integrantes con diferentes proyectos. La cara A comienza con “Disco Moscow” a cargo de los Boredoms y Space Disco de UFO or Die, agrupación conformada por Yamatsuka Eye y Yoshimi P-We. El lado B continúa con “Liner Motor Jet Stop” por cuenta de Omoide Hatoba, proyecto liderado por el guitarrista Seiichi Yamamoto y finalmente “Future Deadlock” de Hanadensha a cuenta de Hira ex bajista de los ya mencionados Boredoms. Un material noise psicodélico y lo-fi por excelencia.

 

 

Japan Bashing Vol. 2 de igual manera fue lanzado en 1990 y está conformado por Subvert Blaze y su himno mega stoner psicodélico “Butterfly” en la cara A, donde al mando podemos encontrar a Okano Futoshi quien fuera parte del noise extremo de Hijokaidan y futuro baterista en varias facetas de Acid Mothers Temple, y en la cara B, encontramos punk rock en todo su esplendor en las manos de la banda totalmente fémina llamada Playmate, de quien desgraciadamente hay poco o nada de información o lanzamientos.

 

 

Japan Bashin Vol. 3 fue lanzado en 1991 y es definitivamente el menos digerible de toda la compilación, ya que es un recorrido por lo más violento y vomitivo que monstruos del noise japonés como los legendarios Hijokaidan y su track “Theme of TheTaste Of The Wild West”,  completando la cara A está Masahiko Ohno bajo el pseudónimo de Solmania, quien se caracteriza por la modificación y construcción de sus propias guitarras.

Los 2 tracks restantes de la cara B son posiblemente los más exagerados e invasivos de toda la compilación, Galaxy Boos And Hanataradelc Planet Dub son 6:45 min de extrema infección en forma de ruido que compite sin ningún problema al título de peso pesado en esta categoría junto a Masonna, quien cierra el tercer y último volumen de Japan Bashing con “Hot Licks From A Cunning Linguist”.

 

 

Esta obscura introducción a América del underground japonés fue uno de los parteaguas para que el sonido oriental se encarnara con mayor facilidad en la escena occidental. Un auténtico disparo aturdidor de gran calibre y directo a los nervios que de alguna forma se pudiese comparar con lo realizado por Brian Eno y su compilación de No Wave realizada en Nueva York a finales de la década de 1970.

 

Masonna

 

Hanatarash

 

Ufo or Die

 

Subvert Blaze

 

The following two tabs change content below.
Gerardo Peralta