fbpx

La Teoría King Kong de Virginie Despentes en 11 fragmentos

By in Art & Lenguage, Libros

Esta escritora francesa sacudió al país de la “libertad” con su primera publicación, Fóllame (1993), novela motivada por la violación que la autora sufrió cuando joven, y que después pasó a la pantalla grande para ser arrasada por la censura y la moral más asquerosa de la sociedad. A partir de ahí, su relevancia como escritora estalló para diseminarse en todo el mundo. Hasta el día de hoy, existen 7 de sus títulos traducidos al español:  Perras sabias (1998), Lo bueno de verdad (2001), Teoría King Kong (2006), Bye Bye Blondie (2013), Vernon Subutex Vol. I (2016), Vernon Subutex Vol. II (2017) y Vernon Subutex Vol. III (2018).

Virginie Despentes publicó Teoría King Kong en 2006, y 13 años después, su Teoría es más radical que nunca. La lucha feminista se ha extendido por la internet hasta acaparar los feeds de tus redes sociales. Muchas discrepancias, mucha militancia, mucha falta de criterio que supera la buena voluntad. Estamos ante un texto responsable y agresivo, algo más valioso que una fantasiosa objetividad. En POV nos conmociona y emociona la forma de abordar un tema que hoy, te puede llevar a un juicio social si no aceptas el absoluto actual del feminismo más conservador que sigue resistiendose a morir. Despentes no está en la contracara,  esa lucha quedó en los 70, ella es la mediadora, mejor dicho, este ensayo es el punto donde la responsabilidad se vuelve compartida, todos tenemos las manos manchadas de sangre lo creas o no.

Creemos que la mejor manera de compartir este elemento de conocimiento y estimulante del sentido crítico con nuestros lectores no era con una reseña, sino con una selección de fragmentos que consideramos supremos.

1- “La maternidad se ha vuelto una experiencia femenina ineludible, valorada por encima de cualquier otra: dar la vida es fantástico. «la propaganda «promaternidad» nunca ha sido tan martilleante, Es una mierda, el método contemporáneo y sistemático de la doble obligación; “tengan hijos, es genial, se sentirán más mujeres y más realizadas que nunca», pero haganlo en una sociedad decadente en la que el trabajo asalariado es una condición de la supervivencia social, aunque no está garantizado para nadie, y menos para las mujeres. Traigan hijos a ciudades donde la vivienda es precaria, donde el colegio se da por vencido, donde se somete a los niños a las agresiones mentales más perversas, a través de la publicidad, la televisión, internet, las empresas de refrescos y todos sus colegas. Sin niños la alegría femenina no existe, pero criar a los niños en condiciones decentes es casi imposible. Es necesario, de todos modos, que las mujeres sientan que han fracasado. En cualquier cosa que emprendan, debemos poder demostrar que ellas lo han hecho mal. No hay actitud correcta, forzosamente hemos cometido un error en nuestra elección, se nos responsabiliza de un fracaso que es, en realidad, colectivo, social, y no femenino. Las armas utilizadas contra nuestro género son específicas, pero el método también se aplica contra los hombres. Un buen consumidor es un consumidor inseguro.”

2- “Cuando los hombres sueñan que son mujeres, se imaginan más fácilmente siendo putas, excluidas y libres de movimientos, que siendo madres de familia preocupadas de la limpieza del hogar. A menudo, las cosas son exactamente lo contrario de lo que nos dicen que son, por eso nos lo repiten con tanta insistencia y brutalidad. La figura de la puta es un buen ejemplo: cuando afirmamos que la prostitución es una “violencia contra las mujeres” es para que olvidemos que es el matrimonio lo que constituye una violencia contra las mujeres y, de modo general, todo lo que aguantamos. Aquellas que se dejan follar gratis deben seguir diciendo que su opción es la única, si no ¿cómo las retendríamos? La sexualidad masculina en sí misma no constituye una violencia contra las mujeres, si estas consienten y están bien pagadas. Lo que resulta violento es el control que se ejerce sobre cada una y cada uno de nosotros, la facultad de decidir por nosotros lo que es digno y lo que no lo es.”

3- “¿Qué es lo que exige ser un hombre, un hombre de verdad? Reprimir sus emociones. Acallar su sensibilidad. Avergonzarse de su delicadeza, de su vulnerabilidad. Abandonar la infancia brutal y definitivamente: los hombres-niños no están de moda. Estar angustiado por el tamaño de su verga. Saber hacer gozar sexualemnte sin que ella sepa o quiera indicarle cómo. No mostrar la debilidad. Amordazar la sensualidad. Vestirse con colores discretos. llevar siempre los mismos zapatos de patán, no jugar con el pelo, no llevar muchas joyas y nada de maquillaje. Tener que dar el primer paso, siempre. No tener ninguna cultura sexual para mejorar sus orgasmos. No saber pedir ayuda. Tener que ser valiente, incluso si no se tiene ganas. Valorar la fuerza sea cual sea su carácter. Mostrar la agresividad. Tener éxito socialmente para poder pagarse las mejores mujeres. Tener miedo de su homosexualidad porque un hombre, uno de verdad, no debe ser penetrado. No jugar a las muñecas cuando se es pequeño, contentarse con los coches y las pistolas de plástico aunque sean feas. No cuidar demasiado su cuerpo. Someterse a la brutalidad de los otros hombres sin quejarse. Saber defenderse incluso si se es tierno. Privarse de su feminidad , del mismo modo que las mujeres se privan de su virilidad, no en función de las necesidades de una situación o de un carácter, sino en función de lo que exige el cuerpo colectivo. De tal modo que las mujeres ofrezcan siempre los niños a la guerra y los hombres acepten ir a dejarse matar para salvaguardar los intereses de tres o cuatro cretinos de miras cortas.”  

4- “A menudo se dice que el porno aumenta el número de violaciones, Hipócrita y absurdo. Como si la agresión sexual fuera una invención reciente, que tuvo que ser introducida en las mentes a través de las películas. Sin embargo, que los machos franceses no hayan ido a la guerra después de los años sesenta en Argelia aumenta seguramente el número de violaciones «civiles». La vida militar hasta ahora era una ocasión habitual de practicar violaciones colectivas «por la buena causa». Se trata en principio de la virilización del grupo que la lleva a cabo y debilita, al mismo tiempo, al grupo adversario. Esto es desde que las guerras existen. Dejen de hacernos creer que la violencia sexual contra las mujeres es un fenómeno reciente, o propio de un grupo específico.”    

5- “Estoy furiosa contra una sociedad que me ha educado sin enseñarme nunca a golpear a un hombre si me abre las piernas a la fuerza, mientras que esa misma sociedad me ha inculcado la idea de que la violación es un crimen horrible del que no debería reponerme.”

6- “Cuando se retiró de los cines la película “Violame” «Baise-moi» (2000), muchas mujeres —Los hombres no se han atrevido a decir nada al respecto— afirmaron públicamente: «Qué horror, sobre todo no hay que creer que la violencia es una solución contra la violación». ¿Ah, no? Nunca oímos en las noticias hablar de chicas, solas o en grupo, que arrancan la verga del violador con los dientes durante la agresión, que les buscan después para vengarse, o que les dan una golpiza. Estos ejemplos existen únicamente en las películas hechas por hombres: “The Last House on the Left” (1972) de Wes craven, “MS. 45” (1981) de Abel Ferrara, “I Spit on Your Grave” (1978) de Meir Zarchi, por ejemplo. Las tres películas empiezan por una violación más o menos repugnante (Más bien más que menos, por otra parte). Después, en la segunda parte, detallan las venganzas ultra-sangrientas que las mujeres infligen a sus agresores. Cuando los hombres ponen en escena personajes femeninos, rara vez suele ser para intentar comprender sus vivencias o lo que ellas sienten como mujeres. Es más bien para poner en escena su sensibilidad de hombre en un cuerpo de mujer”.

7- “Teniendo en cuenta que el mundo económico actual es lo que es, es decir una guerra fría sin piedad, prohibir el ejercicio de la prostitución en un marco legal adecuado, es prohibir a la clase femenina enriquecerse y sacar ventaja de su propia estigmatización.”

8- “¿Cuál es la autonomía de la que los hombres tienen tanto miedo que prefieren seguir callando y no inventar nada nuevo, ningún discurso nuevo, crítico, creativo acerca de su propia condición?  ¿Para cuándo la emancipación masculina? A ellos, a vosotros, os toca ahora independizaros. “Sí, pero cuándo somos amables, las mujeres prefieren a los brutos”, se quejan los antiguos privilegiados. Falso. a algunas mujeres les gusta la fuerza, no les da miedo que otros sean potentes. Pero la fuerza no es la brutalidad. Ambas nociones son bien distintas. LEMMY CANTONA BREILLAT PAM GRIER HANK BUKOWSKI CAMILLE PAGLIA DENIRO TONY MONTANA JOEY STARR ANGELA DAVIS ETTA JAMES TINA TURNER MOHAMED ALI CHRISTIANE ROCHEFORT HENRI ROLLINS AMÉLIE MAURESMO MADONNA COURTNEY LYDIA LUNCH LOUISE MICHEL MARGUERITE DURAS CLINT JEAN GENET … Cuestión de actitud, de valentía, de insumisión. Existe una clase de fuerza, que no es masculina ni femenina, que impresiona, que enloquece, que da seguridad. Una capacidad de decir que no, de imponer una visión propia de las cosas, de no ocultarse. Me da lo mismo que el héroe lleve falda y tenga dos tetas como melones o que la tenga como un toro y fume puros.”

9- “El porno presenta un verdadero problema: libera el deseo y  promete satisfacción demasiado rápido como para permitir una sublimación. En este sentido, cumple una función mediadora, relaja la tensión en nuestra cultura entre delirio sexual abusivo (en la ciudad, los signos que llaman al sexo nos invaden literalmente el cerebro) y rechazo exagerado de la realidad sexual (no vivimos en una gigantesca orgía perpetua, las cosas permitidas o posibles son más bien relativamente pocas). El porno interviene aquí como una liberación psíquica, para equilibrar la diferencia de presión. Pero aquello que resulta excitante a menudo es socialmente molesto. Pocos son aquellos y aquellas capaces de asumir en público lo que les pone a cine en la vida privada. A veces , ni siquiera tenemos ganas de hablar de ello con nuestros compañeros sexuales. El dominio de lo privado, lo que me hace mojar. Porque la imagen que ello da de mí es incompatible con mi identidad social cotidiana”.  

10- “En todo caso, la dignidad de la mujer nos viene como anillo al dedo cuando se trata de limitar la expresión sexual…”

11- “Después de unos años de buena, leal y sincera investigación he acabado llegando a esta conclusión: la feminidad es una puta hipocresía. El arte de ser servil. Podemos llamarlo seducción y hacer de ello un asunto de glamour. Pero en pocos casos se trata de un deporte de alto nivel. En general, se trata simplemente de acostumbrarse a comportarse como alguien inferior.

TEORÍA KIN KONG, VIRGINE DESPENTES, EDIT. LITERATURA RANDOM HOUSE, 2019.