Música para dirigir monstruos a distancia: Entrevista con Alex Eisenring sobre el Queso Sagrado

By in Destacados, Home, Música, Ultimas 1

El Caos Reptante… 

La línea del tiempo de la música experimental mexicana; criatura que serpentea entre luz y oscuridad, nebuloso ente desfragmentado en el vaho de la incertidumbre de una época de homicidio cultural. El desarrollo arqueológico sónico de las tradiciones mexicanas atraviesa proyectos como Peace & Love, El Tarro de Mostaza y Ciruela, bandas con ímpetu de carearse con UFO o May Blitz que la prensa nacional bautizó como “rock chicano”, cantaban en inglés y estaban apegados a las fórmulas del blues o del heavy progressive, destacando con admirables ejecuciones y en algunos casos, propuestas luciferianas o abiertamente satanistas como el caso de El Ritual. Esta interesante y raquítica escena alcanzaría a vibrar lo suficiente para causar el alud agresivo y salvaje de la siguientes generaciones de experimentadores que buscaban integrar las tendencias de vanguardia de aquellos años: Progresivo, RIO, punk, ambient, technopop, máquinas, guitarras y uno que otro expansor sensorial vía oral; Decibel, Vía Láctea, Size, Syntoma, y El Escuadrón del Ritmo, fueron algunos de los que estuvieron presentes en esta subsecuente ola de artistas electroniculturales. 

Odessa…

 El Queso Sagrado fue una banda mítica de la que no se conocía registro, muchxs aseguraban que se trataba de un mito, una simple leyenda insertada en el colectivo subterráneo mexicano, otres decían recordar sus presentaciones y otres aseguraban haber pertenecido a sus filas, porque el Queso no era cualquier cosa, se trataba de una colectividad monstruosa, fenomenología de la experimentación, eslabón extraviado del código genético experimental mexicano; decenas de músicos de inicios de los setenta mutaron juntos en este proyecto donde cuerdas, alientos, percusiones y sintetizadores se batían en el caos dominado por Alex Eisenring, el único miembro estable del QS. Alquimista y futurólogo, miembro de Decibel y Bardo Thodol, creador de proyectos indispensables en la historia electrónica del país como Syntoma y El Escuadrón del Ritmo, ingeniero o productor de Iconoclasta, Vector Escoplo, Culto Sin Nombre y Subsuelo, de este último nació “La Geometría De La Oportunidad”, el primer disco grabado en México con tecnología digital, labor que Eisenring ejecutaba a la par de su trabajo programando computadoras centrales de los sistemas de seguridad de algunos bancos en la ciudad. 

Alex Eisenring 1973

Alex Eisenring 1977

La época post Avándaro fue una verdadera cacería de brujas, los sabotajes del estado y la industria no solo mermaban las oportunidades del sector juvenil, sino que buscaban agredir y demostrar abiertamente que no estaba permitido el libre desarrollo de la escena contracultural, forzándola a la clandestinidad marginal expuesta al abuso policiaco/militar. Se necesitaron 45 años para que el leviatán del QS emergiera del subterráneo. La Revolución de Emiliano Zapata, Enigma y Bandido estaban activos en 1973, año en que se forma el QS, un año después se crearía Decibel, este par fueron los encargados de experimentar, afilar y definir sus ejecuciones en distintas visiones de la vanguardia para construir la ruta que aterriza en El Poeta del Ruido, disco grabado en 1979 y publicado en 1980 por Orfeón. El desarrollo de ambas bandas permitió llegar a un nuevo espectro sonoro donde las posibilidades parecían ilimitadas.

“Queso Sagrado” (2019), casi cinco décadas después, el disco aparece bajo el sello de Alex Eisenring y Carlos Vivanco, Kathmandu Records, el cual recupera siete temas a través de un complejo trabajo de arqueología sónica que abarca de 1974 a 1981, suficiente tiempo de experimentación salvaje antes de la llegada del Poeta de Ruido. Los en vivo de QS fueron descomunales proyectos que se complementaron con performance y visuales mientras la música se filtraba en los huesos de los presentes, en ocasiones el Queso desarrolló piezas más teatrales donde la improvisación entre músicos y actores se unen a las imágenes proyectadas. Se dice que más de 50 artistas atravesaron las filas del Queso.

Alex siempre ha tenido el control de todos sus proyectos, sometiendo los detalles a múltiples tratamientos de señal, y en QS produce, toca guitarra, piano y sintetizador, además de escribir por completo la música y hacer el diseño del disco, como otros tantos que ha elaborado bajo el seudónimo de Flamel, nombre que hace referencia al alquimista francés del siglo XIV Nicolás Flamel.     

Conocí personalmente a Alex hace unos años, cuando el proyecto de Point of View estaban iniciando, hoy lo considero maestro y amigo con el que he compartido infinidad de música y charlas, como esta que a continuación explora la leyenda del Queso Sagrado.  

 1- El Queso Sagrado estuvo guardado durante casi cinco décadas, y el paso del tiempo lo ha tratado como un vino… Me parece que nunca se lanzó el material debido a que las grabaciones no contaban con audio aceptable, ¿cierto? ¿cómo fue el proceso y qué retos implicó la recuperación y restauración de los siete tracks?    

 R: En efecto, nunca hubo grabaciones en un estudio profesional, por lo tanto lo único que quedó de registro de aquellas épocas son algunos cassettes grabados en ensayos o conciertos, el advenimiento de la tecnología digital en recientes años fue lo que finalmente permitió realizar un rescate aceptable para su publicación en CD.

 

2- ¿En qué venues tocaba el QS? Porque los siete tracks son grabaciones de ensayos, ¿correcto? 

R: Los lugares para tocar fueron variados y escasos, desde hoyos funkys hasta teatros universitarios y librerías, las grabaciones de conciertos quedaron más ruidosas y difíciles de rescatar, así que todo el material fue rescatado de ensayos.

 3- El lanzamiento indica que la pieza más antigua es de 1974, entonces, ¿en qué año se formó exactamente Queso Sagrado y quienes participaron en esta primera encarnación? 

R: En 1973, y el grupo surge a partir de otro llamado Marioneta Eléctrica, grupo donde tocábamos covers. Fue a partir de que empecé a componer música original que decidimos nombrarlo Queso sagrado, y los miembros originales fueron Luis Rojas, Héctor Candanedo y yo.

4- Sé por algunas charlas que hemos tenido que los músicos y no músicos que desfilaron por QS son numerosos, ¿tienes algún dato aproximado de cuántos y quiénes?

R: Aunque no los recuerdo a todos nombrare a los más notables; Luis Rojas, Hector Candanedo, Carlos Blazquez, Jesus Gonzalez, Juan Valdivia, Rene Romero, Miguel Samperio, Jose Luis Romero, Carlos Vivanco, Fabian Reyes, Alfredo Flores, Antonio Sanchez, Silvia Candanedo, Bernardo Gonzalez, Norma Carrillo, Rosaura Candanedo, Ulises Figueroa y muchos otros.

 5- En el arte del disco se aprecia el hongo conocido como amanita muscaria, ¿este tipo de expansor sensorial tuvo algún impacto en tu vida o en la creación de tu música? ¿De quién es el diseño? 

R: El hongo Amanita Muscaria que aparece en la portada solo es un símbolo, pues nunca lo he consumido, pero sí los derrumbes oaxaqueños y algunos otros. El diseño de portada es mío y la ilustración de la Amanita es de Alifie Rojas, la hija del baterista original del Queso, Luis Rojas, a quien le dedicamos este rescate.

6- La piezas “Caos Reptante”  y “Renata” bien pudieron salir de Missus Beastly o Thrice Mice, el aporte de los metales y cuerdas moldea los detalles externos de una compleja estructura que se encuentra en la base, ¿cómo se desarrollaban los ensayos de Queso Sagrado y cómo fue colaborar con tantas personas a la vez?

R: Yo escribía la música y dirigía los ensayos, también había muchas sesiones de improvisación, el número de músicos fue aumentando con el tiempo, así que fui haciendo los arreglos correspondientes cada vez que incluía más instrumentos.

7- “El Caos reptante”, “Renata” y “El Otoño en Beijing” son tracks de 1981 donde participan nueve ejecutantes, entre ellos Carlos Vivanco. Al saber de tantas personas involucradas en un solo tema me hace pensar en comunas musicales como Amon Düüll y Red Crayola, ¿era el Queso Sagrado algo similar en el contexto mexicano? y  ¿Otoño en Beijing tiene alguna conexión con “El Otoño en Pekín” de Decibel  de 2015 que co-escribiste con Walter Schmidt?

R: Existirían algunos paralelismos con esas comunas musicales pues ensayábamos casi diario y en algunas épocas si vivíamos juntos.  No hay conexión entre esas dos piezas, bueno, solo Boris Vian.

8- El cuarto tema del disco “MPDMAD” me parece muy interesante y en lo personal mi favorito, contemplando que es de 1980 me intriga que se encuentra en un terreno aún más experimental donde prácticamente no hay forma, el uso de sintetizador Korg MS20 es el núcleo invertebrado de 12 minutos de expresión analógica ¿qué hay detrás de estas siglas y cómo fue la construcción de este tema donde se perciben premoniciones de lo que sería Syntoma?

R: La Pieza original fue grabada en 1977 en un sintetizador Roland y tiene una duración de una hora (algún día la rescataré). Esta otra de 1980 fue grabada en dos canales con un MS20 y justo era la época cuando empecé a escribir las primeras piezas de Syntoma. La razón por la que me decidí por esta versión fue que era más corta y tenía mejor calidad de grabación, de hecho, es la única pieza del álbum grabada por línea directa usando dos decks de cassette para grabar por pistas… El significado de las siglas es Música Para Dirigir Monstruos a Distancia.

 9- El quinto tema, “Impro”, tiene una aproximación más notoria hacia el rock in opposition, ¿había algún elemento constante que determinara el camino que Queso Sagrado estaba llevando?

 R: Solo la experimentación continua, y por supuesto la multitud de discos que escuchábamos y que servían como inspiración estilística.

10- Hay dos menciones claras a Lovecraft, en el primer track “El Caos Reptante” y en el sexto “Nyarlathotep” que básicamente significan lo mismo; ese dios que puede tomar cualquier forma y aparece en distintas obras de HP ¿nos podrías contar más sobre estas referencias?

R: De hecho el nombre de la pieza es “Nyarlathotep el caos reptante”, pero al incluir dos versiones tan diferentes por el paso del tiempo y el aumento de instrumentos, decidí dividir el nombre en dos, uno para cada versión; la composición al igual que este dios de la mitología lovecraftiana tuvo la virtud de transmutarse con el paso del tiempo.

11- Odessa es la pieza más antigua y la que está más cerca de un estilo free jazz ¿qué memorias o anécdotas tienes de aquella sesión?  

R: Fue una improvisación realizada en una casa de la calle Odesa en la Portales, estaba deshabitada y sin muebles, pusimos la batería en una habitación y mi ampli de guitarra en otra, con dos micrófonos alimentamos una grabadora estéreo de cassettes, fue una improvisación como muchas que hacíamos con frecuencia, la importancia que tiene a nivel de rescate es que fue la primera grabación del recién formado Queso Sagrado.

12- ¿Cuándo se terminó el Queso Sagrado y por qué? 

R: Como dije antes, había empezado a componer la música de Syntoma en 1980, que sería el siguiente proyecto ya con un sonido más electrónico y la transición fue automática, el último concierto del Queso ocurrió el mismo día que el debut de Syntoma en Marzo de 1981.

Puedes conseguir la música del Queso Sagrado al igual que otras producciones de Kathmandu Records contactando a Alex Eisenring y Carlos Vivanco a través de sus redes: alex.eisenring.  / carlos.vivanco.