Nobuyoshi Araki: Erotismo Floral

Nobuyoshi Araki: Erotismo Floral
24 agosto, 2017 David Basilio

“I want to add sexual desire, passion, and warm body temperature. All this gives me an unconscious desire to paint. I just want to make them closer to the photograph that is in my mind.”

 

Nobuyoshi Araki es uno de los artistas japoneses contemporáneos más sobresalientes en la historia y es su voracidad creativa la que lo coloca en ese punto. Araki es un monstruo creador, ha publicado más de 450 fotolibros y su archivo que contiene miles y miles y miles de imágenes crece ininterrumpidamente, ha experimentado con cientos de cámaras, una multiplicidad de procesos analógicos en la manipulación del color e implementado técnicas como el collage, el cut-up y el mixed media, ha tocado todos los temas posibles; desnudo, rostros, kimonos, calles, bodegones, enfermedad, muerte, amor, gatos, flores, pasando de lo sórdido a lo sublime siempre exacerbando el erotismo latente de la vida. Georges Bataille redujo toda actividad trascendente del hombre al erotismo, y la fotografía de Araki cumple esa misión en sentido opuesto; todo lo minúsculo se vuelve trascendente por la fuerza erótica de su mirada.

La obra de este fotógrafo sufre de un mal en esta época de sobreinformación, la era de internet contribuye a la solidificación de nuevos y viejos lugares comunes a nivel global que imponen un cerco semántico en los observadores, y su trabajo ha sido injustamente relegado a la etiqueta del hombre Kinkabu, Bondage o Shibari. Pero Nobuyoshi Araki no es solo imágenes BDSM y sexo explicito, Araki es explosión de color y vida, totalmente análoga.

 

 

Su interacción con el reino plantae es inseparable y ha dado pie a series y libros especializados en la transformación del arte natural de las flores en arte fotográfico; Central Flowers, Painted Flowers on the Balcony, Araki’s Jewelry and Flower y el más reciente de ellos qARADISE publicado en 2014, son algunos ejemplos.

Jean Genet le adjudicó el valor absoluto de amor y muerte a la rosa, y durante toda su vida de miseria y trabajo poético mantuvo como estandarte milagroso esta flor,  pero a diferencia de lo que muchos otros poetas como Genet hicieron con el significante de las flores, lo erótico de esta faceta de Araki no es simbólico, como tampoco lo es la asociación de las formas con los genitales humanos donde radica su poder, él pone al descubierto la sexualidad propia de estos organismos; sus fotografías exhiben los delicados órganos, la piel multitonal y las texturas orgánicas desplegando un potencial de seducción tan antiguo como la vida misma.

En Araki la revolución de la fotografía erótica revive la naturaleza muerta, viola la intimidad de las orquídeas, sodomiza a base de tinta pétalos y sépalos, permite a los voyeurs naturalistas gozar del carpelo y de las formas erectas de los filamentos que proyectan la fertilidad de las anteras, todo rumbo a una visión mística donde se fusionan el corazón, la luz y los cuerpos florales en la inmovilidad del nitrato de plata.

 

The following two tabs change content below.
David Basilio

David Basilio

David Basilio

Latest posts by David Basilio (see all)

David Basilio