Oleg Kulik: Performance y Bestialidad Canina

Oleg Kulik: Performance y Bestialidad Canina
15 febrero, 2018 David Basilio

Deben existir una gran variedad de tipos, géneros o clasificaciones en las que se puede diseccionar el arte y el concepto de performance, así que podríamos decir que hoy en día esta práctica, aunque nunca ha cesado, se encuentra en un revival entre los “artistas”, es fácil encontrar entre tu lista de amigos algún egresado, estudiante o desertor de la Esmeralda o bien un entusiasta fuera de la academia que sube videos o fotos de sus presentaciones, ya estén desnudos, disfrazados, bailando, gritando, haciendo algún tipo de ritual, provocando desorden en la vía publica, o algo que denominan su arte. Cada quien puede ser tan exigente como quiera para discernir entre performance o intento fallido, en mi opinión esta forma expresiva no redunda en el exhibicionismo aunque es parte de él, se funda en el esfuerzo, en el riesgo (político, religioso o corporal), en el desgaste físico y mental, en la necesidad de un entrenamiento específico para alcanzar un objetivo tangible. Pienso en Marina Abramovic y los tantos adeptos a su método que promueve esta postura, o en Matthew Barney y su Drawing Restraint, incluso en el inmóvil Leigh Bowery, todos llevan la parte corporal al limite, unos de manera más agresiva otros más conceptual pero siempre al máximo. ¿Cuántas personas, incluyéndome, podríamos hacer esfuerzos como los de estos artistas? Y ¿cuántos de nosotros podemos gritar desnudos y provocar disturbios? La respuesta es a mi parecer clara.

 

Mad Dog, or Last Taboo Guarded by Alone Cerberus

 

“A man is an animal first of all. And then he is a Social animal, Political animal and so on. I am an Art animal, that’s why, spectator, I need your physical and psychological efforts to make sense.”

 

White Man, Black Dog / Oleg Kulik

 

Dentro de esta forma expresiva existen radicales libres entre los radicales, como Mike Parr o Stelarc, y a esa clase de artistas pertenece el ucraniano Oleg Kulik. La violencia y la agresividad son parte primordial de sus piezas, su pasado histórico es intensamente bélico tanto como su realidad performática, la represión de un estado totalitario como el ruso es voraz, solo un poco mayor que su energía corporal de protesta política, transgresión social y viceversa. Como ejemplos de su actividad artística reaccionaria tenemos piezas como: O, Montenegro! / О, Монтенегро!, Russian Safari / Русское сафари o Missionary / Миссионер.

 

Mad Dog, or Last Taboo Guarded by Alone Cerberus

 

Mad Dog, or Last Taboo Guarded by Alone Cerberus

 

Pero concentrémonos en su sello característico que es sin duda el más espectacular, los Dog Performance; esta serie comenzó en noviembre de 1994 en Moscú con la presentación de Mad Dog, or Last Taboo Guarded by Alone Cerberus. El sistema es el siguiente: Kulik ha decido trascender su forma humana y transformar su identidad en un perro, así que sale a la calle desnudo, con un collar de perro y una larga cadena con la que lo controla el artista Alexander Brener, Kulik ladra lastimosamente y muerde a los asistentes, corre en cuatro patas persiguiendo autos, es golpeado por ellos, mea y embiste derribando transeúntes. ¿Ridículo? Piensa en el frío que hace en Rusia en invierno, piensa si es gracioso para una mujer tener a un hombre desconocido babeándola y frotando sus genitales desnudos en ella. Incómodo y grotesco, esos son grandes valores.

Aquí la corta y la larga versión de los videos existentes de aquel brillante inicio.

 

 

 

Fuertemente censurado por museos, galerías y peor aún, por la sociedad, múltiples detenciones policiacas, acusaciones de zoofilia, y otros tantos cargos morales y jurídicos, ese es el halo que rodea su carrera. Como decía arriba, de lo que se trata es de siempre ir más lejos, de ser más serios y concisos, así que para 1996 presentó Pavlov’s Dog; no se trata de actuar como un perro hay que someterse y adiestrase como uno. Durante 20 días en Rotterdam se sometió a los experimentos conductistas que Iván Pávlov realizaba con los canes.

 

 

Un año antes ya había mostrado su potencial como can con Reservoir Dog en Zurich durante la inauguración de la exhibición “Signs and Wonder. Niko Pirosmani and Contemporary Art”, un logro genuino de principio a fin que puso en jaque la tolerancia de los ciudadanos de la eterna neutralidad. Al igual que en toda la lista de presentaciones que conforman Dog Performance, aquí sigue desnudo, enojado y listo para atacar. Esta vez no tiene amo, este perro rabioso ha roto la cadena y ha decido ser el guardián de la puerta del museo, nadie entra o sale sin ser mordido o violentado por Kulik. Después de un largo rato el final glorioso llega, la policía hace presencia, no saben como detenerlo, las palabras no funcionan, él solo entiende de ladridos y gruñidos, no queda otra que tomarlo por la cadena, triunfo, los oficiales reconocen su bestialidad y como tal, lo llevan en 4 patas hasta la patrulla (Claro, no todos son tan suaves como los policías suizos).

 

 

Aquí te dejamos otros ejemplos más de performance ejecutados por el alter ego canino de Oleg Kulik.

Dog House / Собачий дом

 

I Bite America and America Bites Me

 

Fourth Dimension / Четвертое измерение

 

No olvides suscribirte a su canal de Youtube.

https://www.youtube.com/channel/UCKChp–EvXdjX_dmG6AMBzg

 

 

The following two tabs change content below.
David Basilio