Polyphonic Love: DVS1 en la CDMX

Polyphonic Love: DVS1 en la CDMX
20 febrero, 2018 D. Lazarini

Viernes 16 de febrero del 2017, un día agitado para los mexicanos, pero es un alivio saber que la ciudad no se detiene, que las sacudidas psíquicas y físicas no nos impiden continuar con nuestras actividades y sueños, DVS1 is back, y la gente necesitaba remover la mala vibra. La velada tenía carácter, nuestros amigos de Rockets y Dream Beat anunciaron que el evento continuaba en pie al igual que nuestra bella CDMX, así que nuestros corazones estaban listos para salir a disfrutar de la vida y del mejor Techno internacional. En la calle de López del Centro Histórico, frente a la Subprocuradoría de Derechos Humanos, la vibraciones de los bajos subsónicos se dejan sentir, son las frecuencias que emanan del foro Normandie, espacio testigo de algunos de los actos electrónicos máss memorables de los últimos 4 años.

 

Young Drums – Foto: David Basilio

 

La noche inicio con A//a y Discomachin,  quienes se encargaron de calentar a la audiencia que poco a poco se introducía en las profundidades del foro. Para la 01:00 am Young Drums hacen su aparición, se trata de un dúo de Salamanca que ha experimentado desde hace ya más de una década bajo el frenesí de recorrer el mundo en busca de música en sus distintos formatos, los sonidos hallados se funden en sus sets creando un micro universos envuelto de silicio. Los protagonistas de nuestro último POVCAST, Josué Becerra y Diego Ferreyra prendieron la pista de baile con una selección impecable de EBM, New Beat y Acid House, ritmos que se mezclaron en el punto exacto de las 2:30 am, hora en la que DVS1 hace aparición.

 

DVS1 – Foto: David Basilio

 

DVS1 de inmediato proyectó su estilo duro y preciso con líneas de bajo que retumbaron en cada uno de los hueso del cuerpo, mezclas elegantes y trabajadas, estamos ante el accionar de un profesional con décadas de experiencia en su labor de DJ-Productor. Zak Khutoretsky se considera, en sus propias palabras, un “Hustler”, un busca vidas que siempre está dispuesto a correr el riesgo para obtener la recompensa, su ímpetu rebelde está presente desde su infancia, y tal vez sea eso lo que lo ha llevado a ser dueño de los sellos discográficos “Hush” y “Mistress Recordings”, así como colaborador del sello “Klockworks” de Ben Klock. Sus roces con la justicia, su resurrección como productor y como dueño del legendario club de Minneapolis “Foundation”, sumado a su constante actividad en todo el mundo, lo han convertido en uno de los platos más deliciosos del techno actual que afortunadamente tuvimos el placer de disfrutar.

 

DVS1 – Foto: David Basilio

 

El público recibió lo que estaba buscando, un desenfreno de música club y baile, DVS1 logró reunir y activar a una congregación de gente con la voluntad de fundirse en los bajos que no terminaban de vibrar en nuestros frágiles pero brillantes espíritus, mientras estos se diluían en los hipnóticos visuales a cargo de Contraluz Art.

 

DVS1 – Foto: David Basilio

 

DVS1 – Foto: David Basilio

 

DVS1 – Foto: David Basilio

 

The following two tabs change content below.
D. Lazarini

D. Lazarini

D. Lazarini