Sally Mann: Fotografía, Controversia y Familia

By in Foto, Home, Midnight, Ultimas 1, Visiones de Ubu

Con la significativa y cabalística cantidad de 13 libros publicados, siendo “At Twelve” (1988) el primero de ellos y Hold Still (2015) el último, Sally Mann ha llevado su trabajo fotográfico a la cumbre del profesionalismo y la sensibilidad artística. Considerada como una de las fotógrafas más renombradas de Norteamérica, su celebre carrera ha dado fruto a dos documentales: Blood Ties (1994) y What Remains (2007). La relevancia de su trabajo ha llevado su obra a ser resguardada por 3 grandes monstruos de la cultura: Metropolitan Museum of Art, Museum of Modern Art y Whitney Museum of American Art.

 

tumblr_nn2i3zvjzz1rmfjg7o1_1280

 

Immediate Family, Proud Flesh y The Flesh and The Spirit son los libros que contienen la razón de su importancia como artista, en estas colecciones vemos en su máximo esplendor la labor artesanal que conlleva el trabajar con una cámara análoga de 8 x 10 y los procesos antiguos de impresión en platino, bromo y colodión húmedo. Originaria de Virginia, ha capturado bajo una mística visión la arquitectura y los paisajes naturales del sur de los Estados Unidos, y a través de las técnicas antiguas resalta la calidad estética propia del ambiente; “Deep South” y “Southern Landscape” engloban su trabajo como naturalista.

En la fotografía de Sally Mann la enigmática energía visual de la naturaleza se integra con la figura humana dando como resultado retratos que recrean escenas de una vida en aquel utópico edén que existe en el idealismo romántico del hombre. Esa antigua comunión entre el humano y la madre tierra, así como la proyección del amor sanguíneo, es la información genética que conforma el trabajo documental de esta artista.

 

The+Last+Time+Emmett+Modeled+Nude

“The Last Time Emmett Modeled Nude, 1987” ©Sally Mann

 

Sally M

 

  • “The photographs seem to accelerate the children’s maturity, rather than to preserve their innocence.”

  • “It May Be Art, but What About the Kids?”

  • ‘‘I wonder how Sally Mann’s work is imprinting itself on her children’s sexuality.’’

 

Controversia y exaltación resultan del acercamiento de su cámara con su familia, Sally Mann retrata a sus niños y adolescentes en su desarrollo, creando una radiografía de la vida al interior de la institución más antigua en la historia. Esta labor documental no solo es un logro visual, el sacrificio que conlleva documentar tu pasado, tus momentos sagradamente felices y dolorosos, el  preservar algo que no volverá tal como la vida familiar, es casi un martirio.

Julia Margaret Cameron y Lewis Carroll deambulan entre su estilo y en sus retratos de familia, que comenzaron en 1984, no hay mascaras, la naturalidad de la piel es el único refugio, ni siquiera una sonrisa falsa, no hay lugar donde esconderse del conjuro mágico que representa la acción fotográfica de un sensible ojo entrenado por un corazón maternal.  Como todo diario, el sentimiento de intimidad es excesivo tanto que puede ser incomodo para un extraño, y así lo ha sido: a su serie “Immediate Family” después de un éxito monetario que alcanzó varios récords, le fue imposible seguir el ascenso, y hasta el momento se sigue sin poder mirar este proyecto sin los prejuicios que la moralidad social implica. Los medios de comunicación en Norteamérica y las agrupaciones religiosas se encargaron de encender la mecha de una sociedad reaccionaria, incluso publicaciones como The New York Times Magazine y The Wall Street Journal fueron atacados por sus homólogos mediáticos tras publicar las fotografías de Sally. Si bien ella  ha salido bien librada de los litigios en su contra, siempre ha vivido al borde de ser acusada de cargos por pornografía infantil. Es curioso que un artista que documenta a su familia enfrente problemas similares a los que tuvo Robert Mapplethorpe, fotógrafo famoso por sus retratos de desnudo y BDSM definitivamente transgresores e incomparables con el delicado trabajo de esta fotógrafa.

Su trabajo con el desnudo no es sino la conexión de una madre con sus compañeros espirituales (Emmett, 12, Jessie, 10, y Virginia, 7 años),  su imaginario es un viaje directo a una época pagana donde ciertos rituales de nuestro pasado hermético donde la pureza aún existe, son rescatados para enfrentarse al tabú de la sociedad contemporánea por medio de fotografías.

 

“I don’t think of my children, and I don’t think anyone else should think of them, with any sexual thoughts.”

 

12

 

jessie-at-5-1987-photo-sally-mann1

 

S mann

 

Jessie at 6, 1988 from the Immediate Family series ©Sally Mann Courtesy Edwynn Houk Gallery, New York

Jessie at 6, 1988 from the Immediate Family series ©Sally Mann