Sexploitation, el cine que conquistó los corazones de millones de pervertidos

Sexploitation, el cine que conquistó los corazones de millones de pervertidos
25 octubre, 2018 D. Lazarini

Realizado en 2012, “That’s Sexploitation!” nos educa sobre una faceta carnal del cine usando fragmentos de películas perfectamente seleccionados por el director Frank Henenlotter, maestro del serie B responsable de los atroces clásicos: Basket Case (1982), Brain Damage (1988) y Frankenhooker (1990). Frank nos introduce en la historia de la “inmoralidad” en el celuloide, nos explica cómo se coló lo erótico y la pornografía en un nuevo medio masivo de entretenimiento por vías de difusión y distribución subterráneas.

Sin embargo, Henenlotter, como sus credenciales lo indican, es un tótem de la explotación más sangrienta, por ello realiza una visita a la mansión del exploiteer (explotador), productor y padrino del cine para adultos David F. Friedman, quien nos contará las intimidades, secretos y epopeyas de un cine propio de la clandestinidad que logró gozar de gran popularidad. El entretenimiento para adultos se estaba expandiendo y Friedman estaba en primera fila para poder narrar esta depravada historia que tardó casi siete décadas en contarse.

De la mano y con una excelente documentación de los dos veteranos de la explotación, nos pasean por una inmoral y depravada faceta del cine de bajo presupuesto, iniciando por las arcades eróticas de los años 20, que costaban un nickel, siendo la semilla de este lascivo entretenimiento dirigido a un sector de leales pervertidos. Las “funciones para adultos” se convertirían en “la sal” de la tradición del cine sexual de explotación, con decenas de mini géneros naciendo del mismo subgénero del Sexploitation:

“Nudie-cuties”, las películas que sin ninguna razón mostraron desnudos femeninos de pechos grandes en todo momento, lo que se volvió parte de un estilo de la época. El precursor de este estilo fue Russ Meyer con el clásico The Immoral Mr. Teas (1959). “Nudist films” es una de las tradiciones más explotadas,  se trata de películas de campos nudistas que por lo regular siempre contaron con la misma trama; un hombre moralista va de visita uno de estos campos, y un día después, se da cuenta que le fascina y se queda.

Otro gran clásico son las White Coaters, películas que en los sesentas mostraban contenido sexual disfrazado de educacional, al principio del filme aparecía un hombre vestido con bata blanca, un supuesto “doctor” que nos introducía a las maravillas del cuerpo humano y de las “sexual intercourse” bajo un contexto de pareja o de matrimonio, Sexploitaion disfrazado de mojigatería.  La llegada del maestro Russ Meyer y su forma de revolucionar el cine topless con sus decenas de clásicos como Faster, Pussycat! Kill! Kill! (1965), Mondo Topless (1966), Vixen! (1968) y su obra maestra Beyond the Valley of the Dolls (1970), película que marcó la llegada del autor a Hollywood, fue así que Meyer se posicionó como un auténtico profesional del boom sexual de los sesentas. 

Otro punro importante fueron los crossovers, estos produjeron algunas de las cintas más exquisitas del sexploitation, las conexiones con el Drugsploitation dejaron notorios clásicos como Alice in Acid Land (1969) y Smoke and Flesh (1968), cintas donde las campañas moralistas de los EEUU obligaban a los productores a colocar finales horribles y castigadores después de una trama de drogadicción y sexualidad sin límites.

Toda esta gama de películas se exhibía en burdeles, casas de citas, algunos bares que presentaban función nocturna con esta clase de material picante que con el tiempo llegó a los cines Grindhouse, en donde la comunidad marginada pudo desarrollar su propio lenguaje cinematográfico, el Exploitation. Las leyes y códigos morales de Hollywood no existían de este lado de la moneda, la permisividad otorgó la capacidad de explorar nuevas historias que atentan contra los prejuicios morales, dogmas o tabúes de la sociedad americana.

Un excelente documento que nos muestra el nacimiento, desarrollo y caída de este valioso y obsceno género que se expandió en el espectro de las masas hasta la llegada de lo que se conoce como el Hardcore Porn, género donde ya muestra penetraciones, felaciones y anos, a diferencia del sexploitation que se mantiene con simulaciones sexuales y exhibición de genitales. El sexploitation para muchos resulta políticamente incorrecto e incómodo, ya que no respeta valores y explota símbolos,  siendo un auténtico producto reflejo de los Estados Unidos de América.

Aquí una buena lista para elegir alguna película de este género:

 

     

The following two tabs change content below.
D. Lazarini