Single Mother, experimentación electrónica de Lima

Como algunas de las mejores cosas de la vida —aquellas que no se esperan—, a mis manos llegó el álbum de “Single Mother” (2019) de la artista peruana, Belén Gómez de la Torre. Sin imaginarme la calidez que el material desprende, quedé al instante enganchado a la portada que cuenta con una fotografía del ruso constructivista, Alexander Rodchenko, titulada “Escaleras”, la imagen y el nombre del proyecto automáticamente se complementan, accionando una serie de lecturas que se agilizan con el título de los temas, los cuales se hilan entre distintos espectros tonales que son manipulados por la exploradora sonora, quien además es la creadora del proyecto, Dialéctica; plataforma de circulación de material vinculado a la crítica, la teoría y el arte contemporáneo. 

Un bello e interesante álbum donde Belén utiliza el cut-up y el collage o lo que normalmente se conoce como manipulación de cinta, y se sumerge en la búsqueda de samplers, en especial diálogos de películas que se ajusten a la realidad que está creando. Recontextualizando la señal, su microuniverso electrónico donde los límites de las frecuencias no parecen estar definidos, los lleva durante casi cincuenta minutos por una Pangea espectral que se sumerge en el líquido amniótico del recuerdo emocional.

Single Mother enfatiza de forma directa la memoria fílmica gracias a los temas “El Desprecio” y “París Texas”, la interpretación y ejecución de otros instrumentos como el uso de sintetizadores, teclados y el theremin se suman a las herramientas utilizadas por Bélen en esta obra de electrónica sudamericana. Por el lado de las cuerdas y la caja de ritmos, nos encontramos con Rony S. Quiroz, colaborador de Belén que nutre y acentúa distintos pasajes del álbum. El tape inicia con “Obertura”, casi 5 minutos que nos enseña de qué va su propuesta, un apasionado y agradable sueño, donde una voz en francés procesada nos da las primeras de-codificaciones para navegar en su espacio y adentrarnos a “Invasión”, el segundo tema que continúa dialogando entre señales que se entrelazan con el quinto y sexto sueño, allí donde las ondas alfa comienzan a ser canalizadas por el cerebro. La arquitectura de los planos sonoros se desboca durante diecinueve minutos etéreos en lo que sin duda es una de las piezas clave del álbum.

El tema tres es el cierre de lado A, “El Desprecio”, la inhalación de Bardot, Godard, Piccoli y Lang, exhalan un poético escenario donde los ecos y la variación de pitch son canonizados con los halos sagrados del theremin.

La cara B nos despierta con “Martha’s kitchen”, los recuerdos dentro de un sueño como en “Solaris” o “Ubik” donde la construcción de lo que llamamos vida es el conjunto de muestreos almacenados, los layers se desarticulan como el tiempo en nuestras manos. “Ulises” es la pieza extensa del lado dos, la guitarra de Rony se pronuncia en complejas capas de psicodelia procesada, mientras distintas fases de lo que parece ser una erupción, está a punto de estallar en lo más alto del inconsciente; “Paris Texas”. Despertamos en un nuevo escenario, el lugar feliz y agradable que se convierte en nostalgia, un plot twist que se escabulle en los límites del shoegaze para depositarnos en “you&me”, un hermoso track que cierra el álbum, deslizandose en la suavidad de las cuerdas y el órgano.

Aquí lo pueden escuchar completo;

singlemother.bandcamp.com

 

 

 

The following two tabs change content below.
D. Lazarini