The Popcorn Scene

Bélgica siempre se ha caracterizado por su protagonismo en las vanguardias sonoras,  desde la creación de un nuevo plástico inflamable en 1907, producto creado por Leo Beekland: “La baquelita”, el primer plástico lo suficientemente maleable para darle cualquier forma fue el primer compuesto utilizado para archivar el registro de audio, por este medio fue que los Belgas crearon el formato de Disco que después perfeccionaron ingenieros americanos para dar nacimiento al 7 pulgadas estereofónico.

1971, Popcorn, nombre de un club en Vrasene, Bélgica, el nombre fue tomado del éxito de James Brown “The Popcorn”, y era un lugar donde se reunía la juventud melómana underground belga en busca de nuevos sonidos, las fiestas en el Popcorn eras frecuentadas por el circulo bohemio internacional de la ciudad; franceses, alemanes, suecos y claro belgas, entre 1000 a 3000 personas se reunían en este club a destruirse con alcohol, drogas y la selección del increíble material nuevo que estaba llegando de America e Inglaterra, sonidos asombrosos como Soul, Jazz, Ska, R&B, Doo-Wop. La gente salía de compras a la farmacia en busca de medicamentos para ir de fiesta el domingo. En el Popcorn se hacía lo que querías todo estaba permitido, no es que en los demás clubs de Vrasene no se pudiera reventar con todo pero en el Popcorn se podía ir un poco más lejos, un claro ejemplo era la escasees de homofobia, se podía ver a dos hombres bailando sin que nadie los molestara situación que era tabú en cualquier otro club de Bélgica.

 

b4118e_f68d95b07abb47bcb40d236358384b5e

 

​​El secreto de todo era el “TEMPO”, la velocidad a la que se reproducían los discos, un 80% no sonaban a su velocidad original se ralentizaba el pitch de 45 RPM a + 8, el resultado; la voz cambiaba, el bajo tenía mas cuerpo. Percusiones bien marcadas junto con acordes melancólicos, esto era la base del sonido Popcorn, pioneros europeos de la cultura del Digging, que significa sumergirse en una eterna e infinita búsqueda de viniles en tiendas o ventas de garage para encontrar el raro track que nadie conocía, para experimentar y modificar el pitch al mezclarlo en las fiestas en Vrasene.

El lugar que primero tenía el material siempre fue “Groove” tienda que se daba a la tarea de viajar a Chicago, Detroit y Nueva York en busca de los sótanos con miles de viniles listos para ser escarbados y transportados a Bélgica.

 

b4118e_b9417eabdfb048d29e4257e41935a203

 

La euforia Belga por el material subterráneo creó una alza en los precios y los sencillos empezaron a cotizarse, esto provoco el nacimiento del Bootleg, copias piratas realizadas ilegalmente, la demanda de los DJs fue aprovechada por los comerciantes locales y en toda Bélgica aparecieron tiendas de importación que proveían de los temas exclusivos a las noches Belgas. Cientos de toneladas de discos, contendores llenos de música americana llegaban al puerto de Amberes. En la década de los setenta Bélgica el paraíso de las tiendas de discos, una en cada esquina todas especializadas en distintos géneros.

 

b4118e_314fdc704cfb47fcb0082b13144c14b3

 

El músico y escritor Bob Stanley colaborador en NME, Melody Maker, Mojo, The Guardian y Times, definió El Popcorn como “posiblemente la última escena de la música underground en Europa”.  A raíz de la popularidad del club Popcorn, otros clubes surgieron tocando música en un estilo similar. Estos incluyen el Festival de Amberes, el Gatsby en Vliermaal y el Versalles, al lado de la playa de Ostende. La Escena Popcorn es claramente una impura mezcla de sonidos de todo el mundo, mutación y personalización al reproducir música junto con la canonización del formato de disco como joya.

 

b4118e_825d4fb89ce44aa7b232fd866a2ae2c8

The following two tabs change content below.

admin

Latest posts by admin (see all)