Trash Humpers: El Vandalismo Como una de las Bellas Artes

Trash Humpers: El Vandalismo Como una de las Bellas Artes
7 marzo, 2017 D. Lazarini

He recibido tres veces el mismo comentario cuando menciono que Harmony Korine es uno de los directores que más me apasionan: “¿el que dirige las películas con el culo?” puede que sí, puede que no. En realidad no lo se, pero lo que sí se, es que Korine es un maldito genio.

Casualmente en las tres ocasiones se referían principalmente a “Trash Humpers” y bueno no los culpo, es una película difícil, complicada no solo de comprender sino también de disfrutar. A algunos se les olvida que Korine escribió el guión de Kids en el 93 a la edad de 18 años, y tuvieron que pasar otros 16 años para que el autor continuara nutriéndose aprendiendo y formándose como un artista cada vez más serio y seguro de su obra, con una ambición un pelo más lejana de las expectativas ordinarias del entretenimiento, y digo un pelo por cuantificar la situación, pero la verdad es que este asunto es incuantificable y sí no me creen vean Trash Humpers, y si ya la vieron saben de que estoy hablando, de una nebulosa, turbia, nocturna y cochina pesadilla que goza de irrumpir en la basura.

 

 

Oda al vandalismo, editada y filmada en su totalidad en VHS, pieza 100% análoga del cine contemporáneo, con un director que encuentra la bellaza en la violencia, la destrucción y lo grotesco; el realizador comentó en distintas entrevistas que Trash Humpers es el retrato de gente que posiblemente sea un asesino o drogadicto o violador o cualquier otro tipo de escoria social, sin embargo no los vemos cometiendo ninguna de estas fechorías, ellos solo pasan un buen rato destruyendo cosas, prendiéndoles fuego y bailando alrededor: La destrucción es divertida.

Pasaron tan solo cuatro meses desde el primer día de filmación de este largometraje hasta su estreno en el Festival de Cine de Toronto en 2009, tiempo necesario para que Korine diera vida a un grupo de ancianos con alegres atuendos revolcándose y cogiendo con la basura.

 

 

 

La manufactura del VHS fue un trabajo artesanal, obra de arte de la transgresión visual y fílmica, fue lanzada en una edición ultralimitada de 300 copias vandalizadas una a una por el mismo Korine, abusando de 300 películas VHS en las que sobre escribe Trash Humpers y yuxtapone la portada, un poema Trash que escandalizó a la crítica y a sus fans.

 

 

Después de trabajos como Gummo y Julien Donkey Boy, el cine independiente tenía los ojos posados sobre uno de los nuevos talentos que prometían una dosis de realidad cruda y explicita, sin embargo, Trash Humpers decepcionó a muchos, su pésima calidad la ingresó automáticamente al género LOW-FI, siendo desacreditada por cientos de supuestos especialistas. Las imperfecciones de la calidad VHS le otorga una textura única y real que al igual que un vinil al tener contacto con el fonocaptor y reproducirse se encuentra con aquellas imperfecciones en la superficie del disco, lo que ocasiona ese ruido que nos recuerda que la vida no es en HD.

 

The following two tabs change content below.
D. Lazarini

D. Lazarini

D. Lazarini