fbpx

Trevor Brown – Ilustrador De La Música Extrema, BDSM y Fetichismo

Trevor Brown – Ilustrador De La Música Extrema, BDSM y Fetichismo
27 mayo, 2016 Gerardo Peralta

Trevor Brown es un artista londinense quien asistió a una buena escuela de arte durante su juventud y siguió una vida sin complicaciones trabajando en agencias de publicidad y como ilustrador freelance, en lo que se podría describir como una vida simple, monótona y aburrida, a mediados de los años ochenta gracias a su interés obsesivo por la música noise, industrial y experimental e inspirado por la novela “Crash” de J.G. Ballard y los tirajes de la revista francesa “Bazooka” tomaría un enfoque diferente en cuanto a su trabajo y comenzó a publicar folletos con sus ilustraciones a una tinta con títulos como “Graphic Autopsy”, “Necro Porno” e “Abused Images”, mismas que eran distribuidas a través del “industrial mail music culture”, la red de distribución de música vía correo más importante del Reino Unido, donde se compartía contenido contracultural de diversas disciplinas con un toque perverso y pornográfico. Tal vez su trabajo más notable de ésta época fue realizar el arte para Coil y su Unreleased Themes For Hellraiser en 1987.

A través de esa novedosa forma de distribución y consumo artístico fue como contactó a William Bennett, líder y fundador de la banda de “power electronics” Whitehouse, para quien ilustrara la compilación “Another Crack Of The White Whip” en 1991, año en que iniciaría su interés por la animación y la gráfica japonesa gracias al súbito contacto con Masami Akita aka Merzbow, quien lo introdujera de lleno en las corrientes de vanguardia que se gestaban en oriente, no sin antes realizar el cover para el álbum “Watch Me Kill” del coprofílico, desagradable y ultra violento GG Allin junto a The Murder Junkies. Posteriormente en 1993, la violencia de la música que consumía, el dominio de la cultura japonesa y la clara influencia de Romain Slocombe, artista pionero en el arte médico y viejo amigo quien lo alentaría a trabajar con aerógrafo, esto lo nutriría hasta que en ese mismo año se le ofreció la oportunidad de presentar parte de su obra en el club fetichista más importante de europa, el “Torture Garden”, situado en Londres, donde criticado y señalado por las instituciones más serias e importantes de esta metrópolis lo orillan a abandonar la isla para trasladarse a Tokio con la reconocida artista de osos de peluche Konomi Izumi, también conocida como Hippie Coco, con quien se casaría tiempo después.

 

519full-another-crack-of-the-white-whip-[rare]-cover

Ya establecido en Japón e influenciado por la obra de su esposa, trabajó publicando su trabajo en numerosas revistas de sexo entre las que destaca “Too Negative”, adentrándose con maestría en el mundo de las parafilias explorando a conciencia la misoginia, la violencia y la explotación de la inocencia, dando vida a sugerentes y pervertidas imágenes experimentando con niñas, muñecas infantiles, drogas, dildos, penes y latex, estilo que hoy en día se conoce como “Baby Art”, de lo que evidentemente es pionero.

 

tooneg6_1

Ya para mediados de los noventa y con un trabajo reconocido a nivel mundial el éxito le llegaría pronto con la publicación de su primer libro “Hear No, See No, Speak No”, mismo que con un tiraje de mil copias se agotara con tan sólo seis meses en el mercado, convirtiéndose en un objeto de culto. Durante ese tiempo también realizaría una vez más las portadas para discos de su camarada William Bennett como “Halogen” , “Quality Time”, y “Just Like a Cunt”, entre otros, al igual que para diversos artistas como Deicide y su “Once Upon the Cross”, e “ESP” del japonés Hoppy Kamiyama; también lograría volar sobre el Atlántico y montar una exposición en la Merry Karnowski Gallery de Los Ángeles junto al icónico artista japonés y maestro del erotismo Toshio Saeki en 1998, aparte de lanzar al mercado publicaciones impresas propias como Forbidden Fruit de 1997, al igual que My Alphabet  y Temple of Blasphemy de 1999, todo esto bajo un estilo que lo haría altamente reconocible ante los ojos de cualquiera.

 

9db54556ff7662af113612ec8b734127

Con la llegada del nuevo milenio, Brown también cambiaría su técnica abandonando el aerógrafo sustituyéndolo por el óleo, al tiempo que seguiría trabajando en portadas tanto de discos como de libros clásicos como “Alicia en el País de las Maravillas” de Lewis Carroll, “Anticristo” de Nietzche y “The Gift” de John Zorn. Por otro lado, ha publicado sus colecciones más llamativas como “Medical Fun” de 2001, “Rubber Dolls” de 2007 y “War Girls” de 2013, donde su estilo agitador escandalizó a más de uno por todo el orbe.

Este prolífico artista ha demostrado con un espíritu provocador y violento que sus obras oscilan entre la sensualidad y lo grotesco, una mirada pervertida entre Asia y Europa que plasma a la perfección el termómetro mundial sobre los más profundos deseos del humano y sus gustos más escondidos en el subconsciente, todos ellos avivados por el fuego de la violencia y el sometimiento. Ya sea por medio de juguetes, libros, portadas o afiches promocionales se ha posicionado como uno de los ilustradores más polémicos de nuestro tiempo avalado por monstruos del arte que se han reinventado y llevado al extremo cualquier forma de creación.

 

7154320558_1010140cbf_o

 

bloodsucker

 

R-5358004-1391392428-2692.jpeg

 

tumblr_mny0j7Y5fv1sqvrkno1_1280

 

tumblr_mny09kdwaK1sqvrkno1_500

 

tumblr_myucbwp5LD1r8ydu2o1_500

 

tumblr_miiop9BzYV1r2fd3to1_500

 

tumblr_miiop9BzYV1r2fd3to3_500