Visiones Sonoras: 5 días de Experimentación Electroacústica Contemporánea

Visiones Sonoras: 5 días de Experimentación Electroacústica Contemporánea
11 octubre, 2016 D. Lazarini

Las posibilidades que proporciona el espectro sonoro son limitadas de acuerdo al rango que percibe el oído humano, es decir entre lo 20 Hz y los 20 kHz, sin embargo esta limitación cuenta con posibilidades infinitas dentro de su propio universo, la variación o mutación de las frecuencias que oscilan dentro éste 20/20 se encuentran sometidas a una intensa investigación y transformación por parte del Festival Visiones Sonoras, el cual se celebró del 4 al 8 de Octubre en su edición numero 12 en la ciudad de Morelia, Michoacán.

El responsable de Visiones Sonoras es el CMMAS (Centro Mexicano para la Música y las Artes Sonoras), el cual este año llegó a su décimo aniversario. El centro de investigación es un espacio con características únicas en Latinoamérica; fomenta, instruye y apoya a distintos artistas nacionales como internacionales a desarrollar sus habilidades en el campo de la composición electroacústica, estas son palabras que no simplemente se basan en especulaciones o suposiciones, las cifras oficiales del CMMAS se posicionan con 550 conciertos, 7 mil cien horas de actividades académicas y más de 9 mil jóvenes artistas formados en el transcurso de la última década. El CMMAS ha impulsado el despertar y el nuevo florecimiento de las tendencias electroacústicas en México, invitando continuamente a colaborar a renombrados artistas internacionales que al igual que el CMMAS se encuentran en la exploración sonora y en la vanguardia de los métodos de manipulación y composición del sonido.

 

aa

Alejandro Albornoz (CIME) (Chile) – Foto: David Basilio

 

Durante diez años de indudable esfuerzo y dedicación el centro de investigación ha celebrado 12 ediciones de su festival, y éste año no solo se sincroniza con el décimo aniversario sino que también se convierte en cede del encuentro anual de la Confederación Internacional de Música Electroacústica (CIME), con un Line Up demoledor, que se constituye por interpretes, compositores y músicos internacionales que se encuentran especializados en el arte de la transgresión y descontextualización del objeto en relación con el sonido procesado, esto ya sea con o sin nuevas tecnológicas. México se encuentra muy cerca de posicionarse a la par de festivales europeos como el Présences Électronique en Francia.

 

tt

Todor Todoroff (CIME) (Bélgica) – Foto: David Basilio

 

jl

Javier Lara (México) – Foto: David Basilio

 

Este año el festival se enfocó en el área de los sintetizadores análogos, los racks modulares, y el resurgimiento del uso del hardware que si para muchos resultan máquinas primitivas, para otros representan obras maestras de ingeniería que fueron sustituidas principalmente por sus precarias capacidades de almacenamiento, de esta forma la tecnología digital terminó por sustituir a la vieja y calida escuela analógica, sin embargo el renacimiento de ésta tecnología en el medio artístico se ha convertido en un elemento que no solo representa la nostalgia ni mucho menos el retroceso, habla de una mezcla entre tecnologías donde los interpretes utilizan lo mejor de cada una creando nuevas formas hibridas que atraviesan nuevos procesos de transformación que ocasionan el incremento de las posibilidades de la principal intención en la música electroacústica: mutar y recontextualizar el sonido.

Un intensivo y delicioso vórtice de frecuencias sonoras que se encuentran repartidas en más de 30 conferencias y cinco noches consecutivas de conciertos, ejecutados por representantes de Francia, Chile, Polonia, Rusia, Colombia, Grecia, Cuba, Canadá, Argentina, Brasil, Bélgica, Estados Unidos, Reino Unido, China y por supuesto México.

 

_mg_4359-as-smart-object-1

Konstantin Zenkin + Aleksander Pettai (CIME) (Rusia) – Foto: David Basilio

 

La curaduría de éste año fue realizada por el subdirector del CMMAS, Francisco Colasanto, quien también es autor del único libro en español del ya legendario software multimedia MAX MSP, creado en San Francisco por la compañía Cycling ’74, Colsanto realizó una magnifica labor invitando a una gama de excepcionales artistas internacionales dentro de los que se encuentran grandes representantes del la escena electroacústica mundial.

El festival está estructurado de tal manera que en el transcurso del día te integras a una serie de conferencias que abordan los temas más espectaculares en el terreno de la composición experimental académica, donde leyendas de la música electroacústica nos platican parte de su procesos creativos, y de como es que se llega a tener texturas tan particulares que son producto de los distintos procesamientos y tratamientos a los que el sonido es sometido.

 

_mg_4375-as-smart-object-1

Diego Losa (Argentina – Francia) – Foto: David Basilio

 

Cuando el sol se ha escondió y la presencia de la noche hace entrada podemos ver en acción los temas que fueron expuestos y discutidos de manera más técnica durante el día, es momento de la vivencia, en muchos casos con piezas compuestas para un sistema de audio octofónico envolvente que en ocasiones se presenta con 16 bocinas junto con la mesa de mezclas del auditorio UNAM Campus Morelia, las cuales son aprovechadas en base a distintos métodos de composición que producen un sonido envolvente que recorre todo el auditorio entrando y saliendo del cerebro del espectador. La labor creativa no termina al finalizar o interpretar una pieza sino que permanece latente en la mente del escucha, el asunto de la espacialidad y la habilidad de organizar el sonido para que viaje y se desplace de distintas formas a través de esos 16 u 8 canales que el artista tiene a su disposición en la consola mezcladora que es utilizada como un control de precisión absoluto para direccionar el flujo estereofónico creando una experiencia única, siendo esta una de las tantos atractivos de Visiones Sonoras, donde los interpretes han entrado en una meticulosa producción de comportamiento sonoro.

La inauguración se llevó acabo el día 4 de Octubre en el centro de la ciudad de Morelia, en el Teatro Ocampo, uno de los principales foros de la ciudad que se encontraba al máximo de su capacidad, espectadores de distintas partes del mundo tomaban sus asientos para disfrutar del primer concierto, mismo que daría inicio a las actividades de Visiones Sonoras. Después de una introducción por parte del director general de CMMAS el Dr. Rodrigo Sigal, seguido de un protocolo institucional  representado por funcionarios de la Secretaria de Cultura y  del Gobierno del estado de Michoacán, cuyo apoyo es indispensable para la realización de éste gran evento, el turno siguió para los primeros artistas.

 

_mg_4264-as-smart-object-1

Amino Belyamani (DOM) – Foto: David Basilio

 

Martes 4 de Octubre, Teatro Ocampo.

Desde Brooklyn, la apertura quedó en manos de Dawn of Midi, trío fundado en LA, que actualmente reside en Nueva York. DOM se encuentra levantando y construyendo lo que parece será una temprana y legendaria trayectoria que está alcanzando los elogios de sitios especializados como SPIN y Pitchfork , al igual que es ovacionado por The Guardian y el New York Times, todo a razón de las dos fechas del 2016 en que Dawn of Midi abrió los conciertos Sold Out de Radiohead en el Madison Square Garden, en mi caso al no ser un partidario de la banda inglesa más popular de las ultimas décadas, me encontraba escéptico ante Dawn of Midi, y principalmente recibirían mi total atención, salieron al escenario los 3 integrantes: el bajista Aakaash Israni, el pianista Amino Belyamani y el baterista Qasim Naqvi, quienes cuentan con raíces de Maruecos, Pakistan y la India, es interesante la forma en la que el trío desarrolla su música y el proceso que esta misma a atravesado, al venir los 3 integrantes de una tradición de improvisión jazzistica, la cual han decidido dejar de lado para introducirse en el terreno de la composición es aquí donde el juego de palabras: Dawn of Midi se conjuga en perfecta armonía con la música electrónica contemporánea y la composición electroacústica académica, el resultado no solo es sorprendente sino que también es esquisto y tántrico, entramos en un terreno de trance generado con instrumentos 100% acústicos que producen de manera casi perfecta la sensación de estar escuchando piezas creadas por maquinas. El nombre de la agrupación hace una clara referencia al sistema de sincronización vía MIDI, el cual permite a la música electrónica contemporánea establecer un ritmo de tempo y variación en perfecta comunicación con las distintas maquinas o hardware que se utilice para desarrollar una pieza o tema musical; al ser en su totalidad instrumentos acústicos los utilizados por DOM, es obvio que no puede existir una sincronía por medio de la Media Interface Data Instrument, sin embargo el trío logra permanecer en una sincronía polirritmica demostrando que su master clock es orgánico.

 

_mg_4262-as-smart-object-1

Aakaash Israni (DOM) – Foto: David Basilio

 

_mg_4259-as-smart-object-1

Qasim Naqvi (DOM) – Foto: David Basilio

 

Al terminar DOM, el turno siguió para los intrépidos Urbaphonix, colectivo francés integrado por Jérôme Bossard, Damien Boutonnet, Gonzalo Campo, Stéphane Marin, Gaëlle Salomon y Michel Risse, músicos que rompen el paradigma del concierto convencional, en lugar que el espectador tome su asiento y espere a que el artista haga aparición en el escenario, Urbaphonix lleva el escenario fuera de la sala de conciertos, y para esta ocasión los instrumentos protagonistas fueron las calles del centro de Morelia, el colectivo se filtra por las calles buscando la experiencia del momento y de las circunstancias utilizando los elementos que se encuentras a su alrededor, la irresistible sensación de escuchar los sonidos producidos por una ciudad y su particular arquitectura, la insaciable necesidad de tocarlo todo y descubrir su sonido, de jugar con él y componer melodías a partir de las estructuras que brinda la ciudad.

 

st8

Urbaphonix (Francia) – Foto: David Basilio

 

st4

Urbaphonix (Francia) – Foto: David Basilio

 

Con un arsenal de objetos que en su mayoría son utilizados para tallar o golpear los distintos elementos de la calle, los sonidos son amplificados y modificados en tiempo real, todo esto con la ayuda de una variedad increíble de micrófonos de contacto, los cuales regresan la señal a una mezcladora que es transportada en una carreola, junto con varias bocinas con llantas, los espectadores que tiempo antes nos encontrábamos sentados disfrutando de DOM en la limitada comodidad del teatro Ocampo, ahora somos partes de un recorrido sonoro que integra espectadores, peatones y arquitectura citadina convirtiéndolo todo en un concierto móvil, desde los distintos metales provenientes de semáforos, camionetas y señalamientos peatonales, pasando por el agua de una fuente y culminando en la madera que produce un delirante sonido de percusión saliente de un árbol. Una experiencia única e inigualable que fue el cierre de la inauguración del Festival Visones Sonoras.

 

st6

Urbaphonix (Francia) – Foto: David Basilio

 

st1

Urbaphonix (Francia) – Foto: David Basilio