Vivienne Dick: El espíritu No Wave en Super 8

By in Cine, Home, Música

A finales de la década de los 70, Vivianne Dick, joven irlandesa, llegaba por primera vez a Nueva York impulsada por la ilusión de una ciudad perfecta para las mujeres con impulsos creativos. Se instaló en el lado Este de la Gran Manzana, rentas bajas en un ambiente neo-bohemio la atraparon, y de inmediato se adhirió a la escena circundante.  Su llegada a la ciudad coincidió con la de  Nan Goldin, fotógrafa con quien estableció amistad a primera vista. Vivienne aparece en numerosas fotografías de la creadora de “The Ballad of Sexual Dependency”, y su amistad es tan longeva que en 2017 compartieron espacio en el Irish Museum of Modern Art, donde se exhibió  “Weekend Plans” de Goldin y la película “93% Stardust” de Dick.

La cineasta relata que en su primera visita al CBGB tocó Patti Smith, desde ese día se volvió asidua del lugar y posteriormente ferviente fan de The Contortions y todos los músicos del No Wave. Pero lo que realmente la cautivó, fueron todes las personas que de una u otra forma se encontraban cuestionando la imposición de una identidad sexual homogenea, en especial las mujeres que se deslindaban del estereotipo y el rol de la feminidad. Fue en ese club donde le propuso a Lydia Lunch que colaborará con ella para crear algunas películas, la creadora no tenía necesidad de un guión, sabía que documentar una entidad creativa, su relación con el ocio, la introspección en un momento de vacío social, agregando un casi invisible hilo narrativo, darían vida a un elocuente realismo ficcional.

La vocalista de los Teenage Jesus & The Jerks aceptó, y también la invitó al lugar donde ensayaba con su banda. Dick estaba entusiasmada con el sonido del Nueva York underground, así que el paso siguiente de esta relación fue probar con la música. En 1979 se editó un primer y único EP en 7″ de la banda “Beirut Slump” conformada por Bobby ‘Berkowitz’ Swope, Jim Sclavunos (Baterista de The Bad Seeds y Grinderman), Liz Swope, Lydia Lunch y Vivienne Dick en el órgano.

El trabajo de Vivianne correspondiente a la explosión del No Wave no sobresalió al parejo de sus contemporáneos hombres que trabajaban dentro de la escena, como; Richard Kern, Nick Zedd, David Wojnarowicz, Amos Poe o Jim Jarmusch. ¿Una cuestión de género? Seguramente. Más intelectual, más crítica, sin ser pretenciosa, estableció un balance perfecto entre lo autobiográfico, lo documental y la ficción serie B. Hizo a un lado el sádico sexploitation de Kern y el ultra bizarro y fantasioso universo de Zedd, los dos cineastas más emblemáticos de aquel momento. El mensaje de shock característico del movimiento lo diluye con inteligencia para dar luz a una nueva radicalidad del ser, esa que se manifiesta al desafiar la vida y la muerte con el mero acto de respirar; “No desire to get rich, Become famous, Move out, The ambitions are Wake up breathe Keep breathing” (Golden Palominos, The Ambitions Are). La caída en el torbellino de la desesperanza es inevitable, señala el abuso infantil como una tradición en la familia nuclear, el efecto del patriarcado en el desarrollo de las mujeres, la angustiosa contención de los impulsos sexuales, fusionó el tedio, la pesadilla y los crímenes pasionales de forma simple y magistral.

No se trata de una obra fílmica de manual escolarizado, se trata de un híbrido de las narrativas en primera persona, sin presupuesto, sin actores profesionales, sin otros artefactos excepto su Super 8. Material crudo y mutante como todo lo que salió de aquel micro universo decadente y cavernoso. Vivienne Dick probablemente sea la mujer cineasta más importante si no es que la única al interior de ese grupo y corto período cultural en el corazón de NYC.

Vivienne in the green dress, NYC, 1980, Nan Goldin

 

Estos son 3 films hechos por una mujer en un mundo fílmico de hombres, aquí las mujeres del No Wave son las protagonistas lejos del impulso sodomita de su época; Lydia Lunch, Pat Place (Bush Tetras), Lizzy Mercier Descloux, Anya Phillips co-fundadora del MUDD Club, Ikue Mori (DNA), Beate Nilsen, Adele Bertei (The Contortions) y Nina Canal… Tal vez sea la única vez que puedas ver un homicidio en una montaña rusa andando, y sin duda presenciarás la aparición más tétrica de Klaus Nomi.