Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés
25 abril, 2016

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

 

 

 

 

 

 

 

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

 

 

 

 

 

 

 

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

 

 

 

 

 

 

 

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

 

 

 

 

 

 

 

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

 

 

 

 

 

 

 

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

 

 

 

 

 

 

 

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

 

 

 

 

 

 

 

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

 

 

 

 

 

 

 

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

 

 

 

 

 

 

 

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

 

 

 

 

 

 

 

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

 

 

 

 

 

 

 

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

 

 

 

 

 

 

 

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

 

 

 

 

 

 

 

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

 

 

 

 

 

 

 

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

 

 

 

 

 

 

 

Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux : No Wave de pasaporte francés

Directamente desde el país de la libertad, Martine-Elisabeth “Lizzy” Mercier Descloux, es sin duda alguna una de las joyas de exportación mejor guardadas perteneciente a todo ese bacanal sonoro donde el punk, el funk y la música disco se fundían por medio de una aleación mutante y poderosa, que gracias a su carácter incendiario, se propagó por todos los clubes de mala muerte en Nueva York a principios de los años setenta.

Esta artista multidisciplinaria en 1973 junto con el productor y editor Michel Esteban fueron de gran impacto para la comunidad underground francesa, ya que se les señala de ser los creadores responsables de la meca punk en Francia con su tienda “Harry Cover”, donde distribuían todo el material proveniente del Reino Unido y de Norte América, para tiempo después incursionar en el mundo de las publicaciones impresas con el proyecto de la revista Rock News.

 

Lizzy Mercier Descloux

Lizzy Mercier Descloux

 

Gracias a esas actividades les valió ser reconocidos del otro lado del Atlántico, y las raíces comenzaron a permear desde la ciudad de la luz hasta el corazón de la gran manzana. Lizzy, quien frecuentemente visitaba la unión americana, recibiría consejos y ayuda por parte de sus amigos Patti Smith y Richard Hell para la publicación de su primer libro titulado “Desiderata”, detonante perfecto para que en 1977 emigrara definitivamente a la vertiginosa capital mundial del aquí y el ahora.

Ya establecidos en NYC, Lizzy junto con el guitarrista D.J. Banes crearía un fugaz pero muy bien logrado proyecto llamado Rosa Yemen en 1978, justo un año después que su viejo compañero Michel Esteban junto con Michael Zilkha diera un paso importante creando el ahora histórico sello, ZE Records. Lizzy y Esteban unieron fuerzas como en años anteriores y bajo el nuevo sello vería la luz el primer y único lanzamiento de Rosa Yemen, un homónimo que sienta las bases que más adelante serían parte del sonido que influenciaría a Sonic Youth, especialmente a Kim Gordon, al igual que a un sin fin de bandas que surgirían en los años ochenta.

Dentro de su agitada agenda artística, Lizzy también fue miembro de Aural Exciters, proyecto de mutant disco funk con quienes grabó el LP “Spooks in Space” y el sencillo “Boy Lollipop” durante ese prolífico 1979, y para no perder la costumbre sería bajo ZE Records.

Rosa Yemen desapareció y Aural Exciters paró por un tiempo, pero Lizzy siguió bajo la protección de Michel Esteban para darle vida a su proyecto solista. El primer fruto sería Press Color también de 1979, un excelente debut en solitario que condensa perfectamente guitarras melódicas y desafinadas, un beat totalmente funky con claros esbozos disco, que junto a un par de excelentes covers como el clásico de espionaje “Mission Impossible” y el mítico track original de Arthur Brown “Fire”, le valieron una muy buena reputación dentro de toda la escena musical en Nueva York.

 

Aural Exciters, 1979

 

Lizzy Mercier Descloux-Press Color,1979

 

Ya con la notoriedad ganada y fuera de ZE Records, publicó una buena cantidad de LP’s entre los que destacan “Mambo Nassau” de 1981 perteneciente a Philips, donde sigue la línea ascendente del género, funk y música africana son el eje de esta producción, que si bien no tuvo un éxito rotundo y comercial dentro de los Estados Unidos, le valió un buen contrato con CBS en Francia.

Ya para 1984 y de regreso en su país natal, grabó “Zulu Rock” gracias a la ya mencionada CBS. Para 1986 colaboraría con la leyenda del jazz y la trompeta Chet Baker en el álbum “One For The Soul” , y tiempo después con el británico Mark Cunningham, otro ícono del No Wave integrante de Mars en “Suspense” de 1988.

Lizzy Mercier Descloux estuvo a la altura de la escena por más de 15 años, donde su obsesión por crear y colaborar con todo tipo de artistas, ya sea con textos, pinturas o música la llevó a ser una especie de puente de vital importancia entre América, Europa y África, dejando una huella imborrable en los almanaques del No Wave.

 

Rosa Yemen, 1978

Rosa Yemen, 1978

 

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

Lizzy Mercier Descloux y Lydia Lunch, 1981

 

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

Patti Smith y Lizzy Mercier Descloux, 1976

 

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986

Lizzi Mercier Declouxy & ChetBaker, 1986