The World is Yours – Scarface

The World is Yours – Scarface
27 abril, 2016

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer

 

The World is Yours – Scarface

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer

 

The World is Yours – Scarface

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer

 

The World is Yours – Scarface

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer

 

The World is Yours – Scarface

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer

 

The World is Yours – Scarface

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer

 

The World is Yours – Scarface

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer

 

The World is Yours – Scarface

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer

 

The World is Yours – Scarface

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer

 

The World is Yours – Scarface

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer

 

The World is Yours – Scarface

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer

 

The World is Yours – Scarface

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer

 

The World is Yours – Scarface

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer

 

The World is Yours – Scarface

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer

 

The World is Yours – Scarface

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer

 

The World is Yours – Scarface

La misión de realizar un remake parecería que solo tiene dos posibilidades; superar a su antecesora o fracasar en el intento, pero qué hay de una tercera opción, realizar un remake que sea considerado una pieza autónoma y por tanto lejos de un juicio de polaridad (éxito o fracaso). Cuando la primera versión es de pésima calidad las expectativas son pocas pero positivas, a diferencia de tener en frente a un film de una grandeza histórico-filmográfica, entonces aquel que ose profanar la memoria fílmica pone en sus manos su propia muerte. La analogía no es exagerada pensando en lo que significaría un error millonario en Hollywood, aunado al futuro profesional de todos los involucrados, aún más acorde el lenguaje tétrico pensando en estas 2 películas: Scarface de Howard Hawks realizada en 1932 y Scarface de Brian de Palma filmada en 1983.

Howard Hawks comenzó su carrera en el cine mudo para llegar a consolidarse con las primeras grandes piezas del cine de gangsters, estas lo consolidaron como un hito en el Hollywood pre-code. Scaraface junto a The Public Enemy (Dirigida por William A. Wellman en 1931, a esta también se le hizo un pésimo remake protagonizado por Johnny Depp) fueron las dos icónicas piezas que abarrotaron los cines americanos con millares de balas y secuencias de homicidios a granel, historias visuales donde la violencia es la sustancia que conforma un 95 % de los frames. Ambas son consideradas como 2 de las películas más violentas del cine norteamericano.

 

scarface2

Paul Muni como Scarface

 

La película como muchas de la época comienza con una advertencia sobre lo que a continuación va a ser presentado, una llamada a la conciencia para detener la violencia que aquejaba en aquellos años a los Estados Unidos. Scarface, como bien sabemos está basada en la vida de Al Capone y la era de la prohibición etílica, este es el factor primordial del film, ya que representa fielmente la situación en las calles de Norteamérica, no es ficción solo es la realidad trasladada al celuloide, y fue esto lo que le atrajo grandes criticas y problemas con la oficina Hays. Dentro del contexto temporal radica la fuerza del film de Hawks, el miedo y el impacto causado en el público fue abrumador, ahora la violencia se ha esparcido exponencialmente y se asimila rápidamente, pero en los inicios de los años 30 esto fue la hecatombe.

 

Scarface

Paul Muni como Scarface

 

Un film d'Howard Hawks (États-Unis, 1932)

Paul Muni como Scarface

 

Viajemos a 1983, cincuenta y un años después de la primera versión de Scarface, el cineasta Brian de Palma, ya para ese entonces un director condecorado, decidió rendir tributo al mítico personaje del hampa que fuera encarnado por el actor Paul Muni. Cabe señalar que el director tiene una fuerte afición al remake, adaptaciones y a las escenas referenciales; “Phantom of the Paradise”(1974) es una mezcla de obras literarias; Gaston Leroux, Oscar Wilde, Goethe, además de las muchas referencias cinematográficas y musicales. “Obsession” (1976) es en definitiva una adaptación de “Vértigo” y “The Untouchables” (1987) está basada en la famosa serie de televisión de 1959. En esta película inserta una de las más grandes escenas en la historia del cine, la carreola con un bebe dentro cayendo por las escaleras proveniente de “El Acorazado Potemkin”, ahora en América. Así que para Brian de Palma puede ser casi una especialidad tomar una historia pasada y adaptarla a un nuevo contexto vigente.

 

f34bb23c8f244ec51fe20c5f9aa43203

 

Para esta nueva versión del clásico del 32,  Al Pacino es el neo Capone, y si bien el actor debe contar con memorables actuaciones, sin lugar a dudas es y será recordado por su interpretación de Tony Montana, incluso si este no es su mejor protagónico. El Scarface latino y ochentero es la pieza absoluta en la historia, a diferencia de su predecesora donde se aborda el panorama de manera global sin centrarse en la imagen del supremo gangster. La cocaína es el eslabón que nos transporta a la contemporaneidad, el glamour de la mafia, la vida nocturna y los excesos son el panorama de actualidad. Tony representa la glorificación del criminal, un superstar del vicio mostrando un estilo de vida que puede ser envidiable, este panorama sería impensable para cualquier ciudadano durante la era de la Ley Voltead.

 

scarface-1

 

Específicamente en este caso, ambas versiones son adecuadas para su época y una no es superior a la otra, son universos paralelos y podría decir que se complementan, el remake hecho por Brian de Palma es una extensión de la idea creada por Howard Hawks. Bajo esta percepción la puerta está abierta a que nuevos aventureros retomen la trama y la readapaten a un nuevo panorama social, aportando un nuevo aspecto a la historia, tal vez un nuevo Scarface esté a punto de nacer en la piel de un terrorista que tratará de conquistar China con la venta de crystal meth.

 

Scarface_el_terror_del_hampa-789956363-large

 

scarface-pfeiffer