Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa
15 junio, 2016

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n

Cacería de Albinos Negros en Tanzania y Una Cura Milagrosa

Sabemos lo increíblemente bárbaros, agresivos y sangrientos que pueden llegar a ser los rituales o las costumbres dentro de ciertas tribus del continente africano, estas prácticas están enfocadas a diversos menesteres como iniciación, protección, preparativos para la guerra y fertilidad. Toda esa parafernalia espiritual es exclusiva para la gente que está cobijada bajo el mismo manto, el sagrado color negro de su piel.

Pero… ¿Qué hay para los pocos que han sido objeto de una jugarreta genética?

Terror. No hay peor desgracia que crecer como nativo en Tanzania y portar el color del demonio colonizador y no el de todos sus hermanos de tribu.

Esta mala broma del destino ocurre todos los días en Tanzania, país africano con mayor índice de albinismo. Si de por sí la vida para ellos es más que complicada, ya que son tratados peor que basura tanto física y psicológicamente en cualquier ámbito en el que se desarrollen tienen que preocuparse por sus terribles problemas de visión y una inminente muerte dolorosa debido a un cáncer de piel devastador que azota al 98% de ellos, teniendo una esperanza de vida no mayor a los 40 años. Aunado a eso y lo más alarmante es que son perseguidos y cazados por medio de machetes a cargo de caníbales y cazadores, quienes en el mejor de los casos reciben vacas por sus servicios pagadas por brujos locales. Esta brutal y racista cacería de varios cientos de años de antigüedad tiene sus orígenes en la creencia tanzana de que la ingesta de sus órganos y extremidades ya secas tienen poderes mágicos y curativos, teniendo un nuevo auge desde que el VIH se propagara por todo el mundo.

 

12592584_1689418758013502_7931991368071041287_n

 

Resulta sorprendente como la discriminación y los ataques son castigados en muy pocas ocasiones, ya que se cree que los albinos no mueren, sino que desaparecen como fantasmas, aunque en realidad sus restos se esparcen por el mundo como una receta mágica. Los trozos de cuerpo, huesos y cabellos de negro albino son utilizados como brebajes y amuletos altamente demandados, no solamente en Tanzania sino en el mercado negro, donde políticos y grandes empresarios son los consumidores frecuentes pagando cantidades exorbitantes de dinero que alcanzan los 2.000 euros por esta escalofriante cura milagrosa.

 

12919696_1689418401346871_8741995412149076623_n

 

12963888_1689418458013532_7243653148336362209_n

 

12961533_1689418691346842_1538365281103262245_n

 

12936715_1689418624680182_732507896983613271_n