Duffy & Bowie – 5 Sesiones con el Lente Británico que Inmortalizó al Hombre que Cayó a la Tierra

Duffy & Bowie – 5 Sesiones con el Lente Británico que Inmortalizó al Hombre que Cayó a la Tierra
22 diciembre, 2016 D. Lazarini

Que complicado es aportar algo que no se haya dicho sobre David, su carrera, su éxito y su morfología; desde el lanzamiento de su último disco a dos días antes de su muerte David Bowie cerró un círculo perfecto como artista, su carrera y su reputación se encontraban ya marcadas por la leyenda de su música y su imagen que vivirá para siempre, no conforme se canoniza con Black Star y abandona este plano terrenal a unos días de iniciar el 2016 como un autentico Super Star.

Brian Duffy ha sido uno de los lentes más prestigiosos de la escena británica, deslumbrando al mundo de la publicidad trabajando junto a talentos esquistos como Twiggy y Pattie Boyd, pasando por miembros del Jet Set de la iglesia de Satán como Sammy Davis Jr. y su esposa, la sueca May Britt; era cuestión de tiempo para que el ojo de Duffy se encontrara con el icono de Bowie.

La Secretaria de Cultura capitalina en colaboración con BLK MRKT realizaron el montaje de la exposición Duffy/Bowie que se presenta en el Museo de la Ciudad de México, la exposición cuenta con una colección de 42 fotos del camaleón británico que revolucionó la cultura popular, la exhibición de este material fotográfico estará presente del 16 de diciembre al 29 de enero del 2017.

 

5 Colaboraciones entre David Bowie & Brian Duffy

 

1 Moonage Daydream

 

71m0blcbtdl

 

Para 1972 el mito estaba a punto de despegar: Space Oddity, The Man Who Sold The World y Hunky Dory habían sido los pilares y la base del estrellato que inmortalizarían a Ziggy, que se estaba preparando para saltar a la fama con la creación de su álter ego, esta etapa está claramente marcada por la influencia de  Velvet Underground, sonido que Bowie se encargaría de dar nuevos matices y escenarios fuera de este universo, lejos de ésta inmunda sociedad. Tony Defries, manager de Bowie, había estado probando a distintos fotógrafos que capturarían a Zyggy mientras este experimentaba con su propia imagen, hasta que llegaron con Duffy que dispararía su lenta frente al legendario traje que Bowie usaría en su ya clásica presentación en Top of the Pops, y aunque las fotos no serían utilizadas para el arte del disco de Ziggy Stardust, se convertirán en imágenes clásicas de una de las etapas más brillantes y activas del andrógino espacial musical más famoso del planeta tierra.

 

img_8644

 

2 Cracked Actor

 

david-bowie-aladdin-sane-1973-c-duffy-1

 

Un año después Defries no dudaría en llamar a Duffy para realizar las fotos de la portada y el arte del Aladdin Sane de 1973, es en este álbum que el mito alcanza su clímax y Bowie trasciende internacionalmente junto con la leyenda de Ziggy Stardust; sus conflictos con el éxito, su agitada agenda de presentaciones y entrevistas más la continua producción de material nuevo serían situaciones que lo llevarían a elevar progresivamente su consumo de cocaína. El disco es uno de sus más grandes clásicos y pertenece al linaje de materiales invaluables para el Rock & Roll y el trabajo visual de Duffy es posiblemente una de las imágenes más icónicas y con mayor peso en la cultura popular musical de los últimos 50 años: el cristo galáctico asexual, un busto romano con el rostro marcado que aparentemente sangra mercurio.

 

img_8651

 

r-354906-1412775755-4012-jpeg

 

3 The Man Who Fell to Earth

 

img_8661

 

El excelente film de Nicolas Roeg fue lo que terminó por purificar el concepto alienígena y arriesgar la salud mental de Bowie, el cual se encontraba inmerso en la personalidad de Zyggy durante su interpretación de Thomas Jerome Newton, este factor sumado al agudo uso de cocaína le aseguraría la agitada y escandalosa vida que es indispensable en una leyenda de la cultura pop. Durante la filmación de The Man Who Fell to Earth, el extraterrestre componía canciones, filmaba en 16 mm un proyecto sobre Keaton y planeaba una autobiografía; era 1975 y el álbum de covers Bowie Pinups y el Diamond Dogs habían continuado la línea de Aladdin Sane y el turno era para Young Americans, material que daría un giro en su carrera, esta vez inclinándose por las raíces de la música Soul de Filadelfia, emancipándose de Ziggy el cual ya había llegado a su punto más lato, ya era momento de devolverlo a la galaxia a la que pertenecía. La película con Roeg fue eso, su Golden Rush, y vaya que al extraterrestre andrógino que domina la tecnología visual del planeta tierra le gustaba colocarse, Bowie revelaría para la revista Rolling Stone que su consumo de cocaína durante la filmación oscilaba en los 10 gramos de coca diarios, esto nos da una idea de lo puesto que se encuentra su personaje fuera y dentro de esta atmósfera. La revista Sunday Times Magazine, comisionaría a Duffy para fotografiar a Bowie en el Set, esta sería la tercera colaboración entre estrella y fotógrafo dando como resultado imágenes del behind the scenes que demuestrán que Bowie llevó el personaje de Thomas Jerome Newton hasta las últimas consecuencias, dejando que la personalidad de su leyenda invadiera su salud mental.

 

David Bowie in Nicolas Roeg's THE MAN WHO FELL TO EARTH (1976). Courtesy Rialto Pictures/StudioCanal.

David Bowie in Nicolas Roeg’s THE MAN WHO FELL TO EARTH (1976). Courtesy Rialto Pictures/StudioCanal.

 

4 That the landscape is too high?

 

lodger-and-duffy

 

Después de que Bowie se deshizo de Ziggy e incursionara en el Soul, se mudaría a Europa, la vida al limite que estaba llevando se encontraba en épocas difíciles, almacenaba su orina y llegó pesar 40 kilos, alucinaba con su delirio de persecución que se cruzaba con la idea de que cada luz que brillara en la noche era un extraterrestre, su inestabilidad corporal era clara estaba alejándose de todas las características fisiológicas humanas, sin embargo su olfato y disciplina artística lo regresarían a Europa donde la camada de Superestrellas con las que había compartido los Top Charts de las mieles del éxito estaban apunto de irse a la mierda; Led Zeppelin, The Who y todo el rock progresivo no sobrevivirían el final de los setentas, mucho menos los 80s, Bowie no permitiría ser arrastrado con la escoria artística que estaba a puntó de caducar, su instinto acciona el mecanismo de mutación, la primera parada fue Suecia. Las libertades del aquel país no hicieron más que incrementar sus vicios, así que decidió mudarse a un lugar con tradiciones disciplinarías más severas, que mejor que la ex fascista Berlín, lugar que resplandecía de nuevos talentos, gente interesante recontrayendo la forma de pensar de las generaciones que han dejado atrás el pasado y que han dejado de cargar con el peso de los actos de sus padres, un espacio que hervía y que explotó con la llegada de David Bowie y Brian Eno, par que por supuesto se aprovecharían de la escena local, no sin dejar importantes y tremendos materiales musicales. David invitaría a Iggy y producirán juntos The Idiot de 1977, la eurofilía se derramaba con las colaboraciones Bowie-Eno: Heroes y Low de 1977 y Lodger de 1979, éste ultimo sería el disco que concertaría un sonido avanzado y aterrizado en las tendencias que se adoptarían en Europa. El rock and roll hace mucho que está muerto, rozando con el punk el kraut y el soul, Lodger es una de las joyas mejor pulidas de la discografía de David Bowie, la portada y el arte fueron desarrollados por Duffy, el concepto del disco es la caída, el descenso que representa el final de un ciclo con la ciudad de Berlin y Eno. Brian Duffy captura ese preciso instante en que Bowie va ingresar a un caparazón donde mutará y resurgirá con nuevo concepto.

 

img_8649

 

r-216167-1348423385-7953-jpeg

 

5 We know Major Tom’s a junkie

 

img_8643

 

1980, inicio de otra década y como Bowie acostumbra comienza con una nueva personalidad, con un sonido distinto y con un mundo totalmente diferente, su habilidad de mutar jamás cesó, siendo esta su característica más constante, esta vez apareció acercándose al mundo de la Comédie Italienne utilizando el traje de “Pierrot”; Natasha Korniloff es la persona que hace esto posible, su diseño del vestuario coloca a Bowie muy lejos de Berlín y Eno, colaborando una vez más con Duffy, quien se encargaba del diseño, el concepto del arte y la portada, en el back del LP se incluía una tira con las imágenes de los últimos discos barridas y borrosas simbolizando la desacreditacíon de las antiguas personalidades y colocando a Scary Monsters de 1980 como la autentica y vigente encarnación el duque blanco.

 

z_1649_09

 

Adelantándose a tendencias como el New Wave el estilo que manejaba Scary Monsters era matizado por el regreso de la guitarra de Robert Fripp, músico que ya había colaborado en Heroes de 1977. El primer single que se lanzó fue Ashes to Ashes, tema que generaría una conexión precisa, musical y comercial con una composición de su álbum Space Oddity de 1969, el éxito fue inmediato demostrando que esto de cambiar personalidades no era un juego y que aún faltaban 36 años de música que produciría uno de los artistas más lucidos y brillantes que han generado influencia en generaciones posteriores de músicos que continúan mutando los orígenes.

 

r-423056-1479638131-8059-jpeg